Palomarejos Golf facilita la adaptación a las nuevas medidas

Raquel Jiménez
-

La instalación talaverana recupera poco a poco su actividad con unos socios que han asimilado bien las normas por el Covid-19; la competición volverá el próximo 11 de julio

Dos jugadores en la mañana de hoy en Palomarejos Golf. - Foto: Ferrero

Palomarejos Golf reabrió el 18 de mayo y, como resulta obvio, se ha adaptado a los tiempos del Covid-19. Una de las ventajas indudables de este deporte es que se juega al aire libre y, además, en superficies muy amplias, como señala a este diario el director deportivo, Ernesto González Penín. Pone de relieve al mismo tiempo que «en Palomarejos Golf somos conscientes de que ofrecemos ocio y diversión y de que la gente viene a relajarse y a entretenerse, con lo que intentamos suavizar lo máximo posible el estrés que supone el Covid-19».
Consideran fundamental la seguridad de jugadores y trabajadores; precisamente, a éstos últimos se les han realizado tests del coronavirus antes de su reincorporación y desde su vuelta a Palomarejos hay una toma diaria de temperatura a cada uno de ellos.  En el club se han adoptado períodos de limpieza mucho más frecuentes: «Los baños se limpian cada  dos horas y todas las instalaciones dos veces al día mínimo». En el interior no hay actividad con lo que han optado por una terraza exterior; lo mismo sucede con la tienda desde donde se atiende a los socios exteriormente, mientras que los vestuarios permanecen cerrados.
Antes la salida se daba a todos los jugadores a la vez «para que todo el mundo empezara y terminara a la misma hora», lo que tampoco será posible. Por tanto habrá «salidas progresivas cada diez minutos que serán, como máximo, de cuatro jugadores para evitar aglomeraciones y la gente llegue y se vaya a distintas horas».
También se han adoptado medidas durante el juego; una de ellas es que «está prohibido quitar la bandera cuando se emboca el hoyo». Precisamente, por lo que se refiere al hoyo «se ha reducido su profundidad». Y es que son zonas comunes y «hay que evitar que haya contacto». Una vez que el jugador termina, «nos encargamos de desinfectar todos los elementos que custodiamos como bolsas, palos o boogies». Eso sí, una vez que entra en el campo propiamente dicho, «no necesita la mascarilla porque va a mantener siempre la distancia de más de dos metros».
Como explica el director deportivo de Palomarejos Golf, «hemos modificado también las reglas de todos los elementos de señalización del campo para que no haya que tocarlos». Indica que «todas las obstrucciones del campo se vuelven inamovibles para que no haya que quitarlas»; y han suprimido una serie de elementos que son de uso común en la instalación ya que se ha establecido su prohibición como fuentes, bancos y lavabolas que «tenemos a día de hoy precintados».
Como se puede comprobar, «optamos de momento por el lado prudente». González Penín destaca la implicación de la Real Federación Española de Golf que «ha enviado protocolos al Ministerio de Sanidad y, una vez que recibían la aprobación, nos los remitía a los campos para que realizáramos las adaptaciones». Para el traslado de las medidas a los socios, considera clave la labor del director de Comunicación de Palomarejos, Carlos Bermejo porque «a través de la cartelería en el club, de las redes sociales y de las newsletters, hemos tenido bastante informada a la gente». La evolución de la pandemia marcará que se suavicen o no estas normas.
Por lo que se refiere a los torneos comerciales, «las empresas han preferido aplazarlos a 2021». En cuanto a las citas federadas, «la Federación de Castilla-La Mancha ha sido la primera que ha activado su calendario». Palomarejos Golf albergará el 11 de julio el Campeonato del Mundo amateur y «tenemos confeccionado todo el calendario desde julio hasta finales de diciembre».