Toledo resta 819 parados pero mantiene activos 45.142 ERTES

F. Rodríguez
-

La desescalada en Toledo propicia una subida de la contratación y la afiliación a la Seguridad Social, pero aún hay 45.142 empresas sin rescatar a sus trabajadores

Toledo resta 819 parados pero mantiene activos 45.142 ERTES

La afiliación a la Seguridad Social subió en el mes de mayo por primera vez desde el inicio de la crisis sanitaria. Con el comienzo de la desescalada, los datos de empleo mejoraron en el quinto mes del año, y Toledo ha logrado el esfuerzo de restar 819 personas a sus listas del paro.
Con el inicio de la vuelta a la actividad, el empleo ha vuelto a crecer. La subida de  2.000 cotizantes acaba con una tendencia catastrófica desde que comenzó la crisis y abre una rendija para el optimismo en un panorama económico hasta ahora desalentador.
La provincia de Toledo presenta a cierre del pasado mes, según los datos hechos ayer públicos por el Ministerio de Trabajo y Economía Social, un total de 70.914 desempleados, 819 menos que el mes anterior (1,14%).
Con todo, en comparación con el mismo periodo del pasado año, la situación se muestra tan cruda como es, con 10.377 parados más en la provincia, lo que supone un aumento del 17,14% en tasa interanual.
Además, en la provincia de Toledo las listas del paro tienen rostro de mujer, ya que el desempleo femenino casi dobla al de hombres, con un total de 43.645 frente a los 27.269 hombres, para una suma total de 70.914. Entre los jóvenes, la brecha se invierte, y hay un total de 3.338 hombres en paro por 3.069, lo que arroja un montante de 6.407 parados con menos de 25 años.
Por sectores económicos, de los 70.914 desempleados que hay en la provincia de Toledo, 3.987 proceden del sector agrícola (156 menos), 7.749 del industrial (74 menos), 6.072 de la Construcción (898 menos), 47.945 del de Servicios (219 más) y 5.161 no presentaban empleo anterior (90 más).
Otro aspecto positivo de los últimos datos del desempleo en la provincia es la reactivación de la contratación. El pasado mes se firmaron en Toledo un total de 9.826 contratos, lo que supone 2.659 rúbricas más que en abril. De esos documentos, la inmensa mayoría, 8.843, fueron temporales, mientras que 938 son indefinidos.
Las afiliaciones a la Seguridad Social son otro aspecto importante a tener en cuenta en el panorama de la desescalada, puesto que en el mes de mayo en Toledo se registraron 2.063 nuevas altas, elevando la cifra de cotizantes hasta las 222.416 personas.
Con todo, la situación no es ni mucho menos halagüeña, ya que el SEPE, a datos de ayer, ha reconocido y abonado 45.142 expedientes de reducciones temporales de empleo en la provincia de Toledo. La cifra es muy elevada, e incluye a muchas más personas, ya que no es un dato de prestaciones, sino de expedientes. Toledo cuenta con el 34% de los ERTES registrados en la región (132.000).
El SEPE afirma que ha reconocido el 98,5% de todas esas solicitudes recibidas, quedando pendientes nuevas prestaciones o las que han llegado con errores que deben ser subsanados.