La gestora de la federación tomará el control este mes

Redacción
-

Las asociaciones vecinales que promovieron su constitución recalcan que es un mandato aprobado por abrumadora mayoría en asamblea, así como la revocación de los cargos unipersonales. El intento de entrada de Helena Galán es la principal polémica

La gestora de la federación tomará el control este mes - Foto: Á“scar Huertas Fraile

La tensión continúa instalada en la federación local de asociaciones de vecinos ‘El Ciudadano’. Una institución en la ciudad de Toledo, desde que se constituyese a principios de los años 80, que en la actualidad atriviesa una crisis profunda, sin presencia y sin que se escuche su voz en los temas de calado de la ciudad, desde el amianto al nuevo hospital o el futuro planeamiento urbanístico que determinará el futuro de la ciudad. Tras la última reunión del colectivo, en la que no quedó constituida la comisión gestora que marque el rumbo de la entidad, por la ausencia del secretario Jesús Patiño, las asociaciones promotoras  tienen claro que la gestora es la única salida, toda vez que los cargos unipersonales (de la presidenta al tesorero) están revocados. Defienden que es el camino para recuperar el diálogo y la fortaleza del colectivo.
Estiman que antes de que finalice el mes puede estar constituida, atendiendo a que el secretario, quien no pudo asistir por problemas personales a la última asamblea, se ha comprometido a redactar el acta de la sesión durante la próxima semana. A partir de ahí solo quedaría aprobarlo y elegir a las personas que conformen la gestora para que arranque su funcionamiento con una duración de seis meses y con el objetivo de revitalizar la federación, que lleva años «muerta, como nunca hubiésemos pensado que iba a estar», comentan representantes de algunas asociaciones.
Desde estas entidades indican que no hay otro camino, toda vez que en la anterior sesión se aprobó por «abrumadora mayoría» crear esta comisión, así como la revocación de los cargos unipersonales de la federación, al considerar que  se había dejado morir el organismo, además de estar incumpliendo los estatutos, al no existir actas de las reuniones, tampoco informes de gestión ni de cuentas de los últimos dos años, o no haber convocado la asamblea general ordinaria que corresponde a los seis primeros meses del ejercicio, entre otras cuestiones, como la vox silente de la presidenta en asuntos de ciudad.
Uno de los asuntos más polémicos tendrá que ver con la elección de las personas que integren la gestora, no en vano, el intento de entrada de la hasta mayo edil de Participación Ciudadana, Helena Galán, cuenta con el rechazo de varios colectivos, al considerar incoherente que la persona encargada de la Participación en los últimos cuatro años, a la que responsabilizan de algunos de los problemas de las asociaciones, ‘torne’ ahora en su representante.
El rechazo es total por parte, por ejemplo de ‘La voz del Barrio’ de Palomarejos, entidad que planteará el veto a Galán, y que amenaza con marcharse de la federación si ella entra. No entienden que busque exigir desde el movimiento vecinal a su sucesora lo que no ha hecho, e incluso «ha dinamitado», cuando formaba parte del Gobierno del Ayuntamiento. Además de percibir en ella una «nula» capacidad de diálogo esencial para este nuevo proceso.
‘La Ronda’ de Buenavista tampoco cree que tenga sentido esta incorporación.
‘El Tajo’ del Polígono también podría rechazar la incorporación de otra persona, aunque destaca que lo importante es encarar este proceso de renovación con «generosidad» y con el ánimo de «salvar» la federación, entidad que ha contribuido «decididamente» durante décadas «a mejorar la ciudad».  
‘Alcántara’ de Santa Bárbara no planteará vetos, pero insiste en que la gestora, que ellos mismos plantearon, es la solución al momento crítico que vive un movimiento vecinal toledano que «siempre ha tenido voz y quiere seguir teniéndola».