Vox,en contra de que la bandera LGTBI esté en el Consistorio

Redacción
-
Los ediles de Vox en el Consistorio capitalino. - Foto: Yolanda Lancha

Rechazan oficializar el día del Orgullo. La edil de Igualdad de Toledo les acusa de estar «nostálgicos del pasado». «Este gobierno trabajará siempre en la defensa de derechos y libertades», sentencia. IU sostiene que la «intolerancia no tiene cabida»

Es el cuarto año consecutivo que la bandera arcoíris, símbolo del orgullo gay, lésbico, bisexual y trans, cuelga del balcón del Ayuntamiento de Toledo. Lo ha hecho con apoyo y sin polémicas. De hecho, en 2016 los representantes del PP, PSOE, Ciudadanos y Ganemos posaron juntos con la enseña multicolor antes de que fuese colgada. Pero ayer el Grupo Municipal de Vox mostró su disconformidad con la exhibición de la bandera LGTBI en el balcón del Consistorio, que fue desplegada por la edil de Igualdad, Inés Sandoval, y representantes de ‘Bolo-Bolo’ y ‘Stonewall’.
En una nota de prensa, Vox rechaza la oficialidad de un acto de «un colectivo privado como es la celebración del día del orgullo gay» y añade que se ha convertido en una «utilización de las instituciones» para la promoción y apoyo de colectivos concretos aprovechando recursos y espacios de titularidad publica.
Pone como ejemplo concreto la exhibición de la bandera LGTBI en el balcón del Ayuntamiento, «cuando la bandera de todos los españoles, independientemente de su condición sexual, es la roja y gualda».
La concejala de Igualdad, Inés Sandoval, respondió al comunicado a través de sus redes sociales. Lo hizo acusando a Vox de estar «nostálgicos del pasado» y recalcando que el equipo de Gobierno municipal «trabajará siempre en la defensa de derechos y libertades».
«Por mucho que se empeñen ‘señores’ de Vox, no vamos a volver a la España del blanco y negro. Este Gobierno municipal trabajará siempre en la defensa de los derechos y las libertades. Mientras, ustedes pueden continuar nostálgicos con tiempos pasados y seguir instalados en la involución, porque afortunadamente la acción de gobierno nos corresponde a otros», sentenció Sandoval.
El Grupo Municipal Izquierda Unida-Podemos también criticó la  postura de Vox, enfatizando en que «la intolerancia no tiene cabida en el Consistorio toledano». En nota de prensa, el portavoz de IU, José María Fernández, indicó que la coalición de izquierdas apoya la colocación de bandera arcoíris «como símbolo de reconocimiento de la diversidad de la ciudadanía de Toledo» frente a «algunos piensan que seguimos viviendo exclusivamente en tonos rojos y gualdas».
«Si decidimos que somos tolerantes, hay que demostrarlo, si decimos que seremos capaces de llegar a consensos por la ciudadanía hay que demostrarlo», apuntó la concejala de IU, Olga Ávalos.