Aprobada una Ley Electoral que sube el poder de decisión a la mitad norte de la región

Luis J. Gómez / Toledo
-
Aprobada una Ley Electoral que sube el poder de decisión a la mitad norte de la región - Foto: David Pérez

Cospedal defiende una reforma que beneficia a Toledo, Cuenca y Guadalajara y recalca que en dos de ellas no hay tradición de voto popular: "No hemos venido a amañar la Ley"

Cuatro años y medio después Castilla-La Mancha vuelve a cambiar su Ley Electoral. Prácticamente en lo único que coincidieron PP y PSOE es en admitir que las provincias con número de diputados impar son las más decisivas para las elecciones. En ellas hace falta muy pocos votos para que un escaño se decante de un partido a otro. Sin embargo, en las provincias pares los votos necesarios para desempatar se multiplican por mil. Con la Ley Electoral que aprobó el PSOE en 2007 la única provincia impar era Ciudad Real. Ahora, con la reforma del PP, habrá tres circunscripciones impares, que serán Toledo, Cuenca y Guadalajara. Es decir, que en la práctica el poder de decisión sube a la mitad norte de la región. 

Cospedal subió a la tribuna del Parlamento para defender la reforma electoral que ayer aprobaron las Cortes con los votos del PP.   Dijo que está pensada para que «ganen las mayorías frente a las minorías» y recalcó que «de cinco provincias la mayoría son tres y la minoría son dos». Además negó que las provincias beneficiadas tengan una clara tradición de voto al PP. «En una de esas impares a veces gana el PP y a veces el PSOE y en otra, que es Toledo, tradicionalmente  ha ganado el PSOE», explicó. Con estas explicaciones justificó que al PP no le «mueve ningún afán partidista» con esta reforma electoral. «No venimos a amañar ninguna Ley», sentenció.

¿Y por qué en 2015 serán tres las provincias impares? Cospedal explicó que lo que ha pretendido es volver al «consenso de 1998». Ese año, PP y PSOE acordaron en el Parlamento regional un reparto de escaños que dejaba también a tres provincias con número impar de parlamentarios. La presidenta autonómica lamentó que ese consenso se perdiera en 2007 cuando el PSOE_hizo una reforma que beneficiaba a Ciudad Real. En aquellas fechas, el PP presentó un recurso al Tribunal Constitucional, que luego no les dio la razón. «Dijo que la Ley era legal y conforme a derecho y así lo acatamos», reconoció Cospedal, «pero no me parece justa una Ley que permita que quien pierda en votos pueda ganar las elecciones».

Aquella Ley no la votó el PP porque se ausentó del pleno en ese preciso momento. En 2007 no hubo, por tanto acuerdo, al igual que no lo ha habido en 2012. Ahora bien, Cospedal aseguró ayer que hay diferencias. En primer lugar, porque el PP ha tramitado la reforma electoral como una ley más, con los plazos habituales para que el PSOE presentase sus propuestas. «Esta Ley se ha tramitado con el procedimiento ordinario, no por urgencia, deprisa y corriendo como hicieron ustedes para que no diera tiempo ni a presentar enmiendas», reprochó a los socialistas. Por eso, no entiende que el PSOE diga que está abierto a diferentes fórmulas, pero no las haya presentado. «Ustedes no han querido presentar enmiendas y están en su derecho, pero no digan que no han tenido tiempo», apostilló.

El jugador de dominó. El portavoz del Gobierno, Leandro Esteban, también habló ayer en las Cortes y recriminó al PSOE que no haya presentado ninguna propuesta aunque sabían desde el 2 de febrero que la Ley Electoral se iba a cambiar. «Es como quien dice en el dominó ‘llevo, pero paso’, pero esto no es un juego», recriminó.

Esteban también aclaró que la reforma no costará más dinero, a pesar de que contempla que en 2015 entren cuatro diputados más a las Cortes. ¿La solución? «Probablemente los diputados tendrán que ganar menos, eso es lo que hay», dejó caer.