BBVA riega con 2.000 euros el proyecto del Fábrica de Armas

Á. de la Paz / Toledo
-

La entidad financiera premia el programa ¡Misión Tablet!, una idea alumbrada por los alumnos de sexto de primaria de la escuela para poder adquirir este dispositivo para el centro

BBVA riega con 2.000 euros el proyecto del Fábrica de Armas - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

Los alumnos del colegio Fábrica de Armas, en el Poblado Obrero, no tenían ninguna tableta en su centro. La herramienta, un dispositivo híbrido entre ordenador y teléfono móvil y habitual en muchos hogares, formaba parte de la lista de peticiones de los estudiantes. La querían, pero su escuela no tenía los fondos suficientes. Para poder hacerse con ella, necesitaban elaborar un plan de ahorro y de captación de fondos. La dirección del colegio puso en marcha ¡Misión Tablet!, un proyecto adherido al programa Valores de Futuro del BBVA. La entidad financiera puso a un empleado especializado a disposición del colegio. Manuel Fernández comenzaba su tarea.
Fernández ha ejercido como asesor de los alumnos en el programa. Este experto en instrumentos de ahorro y financiación ha ido detallando a los escolares, a lo largo de las tres sesiones conjuntas, los fundamentos económicos básicos para la gestión del dinero personal y colectivo. La jerga financiera, una gran desconocida para los estudiantes, se incorporó al día a día del colegio Fábrica de Armas. Los conceptos que ayudaron al centro a conseguir su objetivo serán también útiles para la gestión de los ingresos actuales y futuros de los menores.
«Han aprendido cómo ahorrar para ir haciendo diferentes actividades, ya saben cómo hacer un presupuesto», explica el empleado del BBVA. El técnico agradeció su experiencia con los alumnos de sexto primaria, el curso participante. Durante el acto de entrega del premio Valores de Futuro, Fernández felicitó al alumnado por el triunfo obtenido. «Para esta edad es algo espectacular. Es algo vuestro y vosotros tenéis que disfrutar el premio», les dijo.
Durante la convivencia, Fernández observó cómo los menores se habían «dado cuenta de que el ahorro entre todos es más fácil». Además, valora positivamente las iniciativas escuchadas por boca de los alumnos, los principales protagonistas del programa. «Todo partía de ellos». Las ideas surgían en cascada y el especialista trataba de adaptarlas y hacerlas rentables.
Los niños idearon un mercadillo solidario, dos obras de teatro y una actividad de animación a la lectura como propuestas para aglutinar fondos. El mercadillo solidario recaudó dinero gracias a la venta de objetos como libros, juegos, peluches y bisutería aportados por las familias. Estas primeras aportaciones ayudaron a los escolares en su camino hacia la deseada tableta. Posteriormente, se celebraron los autos teatrales, diseñados e interpretados por los propios alumnos. La venta de entradas aportó nuevos ingresos al proyecto.
La actividad de animación a la lectura les permitió, además, integrar este ejercicio con el desarrollo curricular previsto. La acción extendió la participación dentro del centro, desde sexto curso hasta los niveles de menor edad.
CUANTIOSO PREMIO. El proyecto de ahorro posibilitó la compra de la tableta y que el colegio ganara una de los premios Valores de Futuro que BBVA entrega y dota con 2.000 euros. «Ha sido un bombazo, no nos lo esperábamos», explica el director de la escuela de infantil y primaria, Nacho Andrada. «Fernández nos ha señalado el camino Los chicos han diseñado qué querían hacer y cómo querían hacerlo», añade el máximo responsable del Fábrica de Armas. «Ha surgido una especie de sistema democrático en el que los propios alumnos tenían sus roles, cada uno se organizaba para aportar sus conocimientos», contó Andrada. Los jóvenes se dividieron en seis grupos diferentes y tomaron parte de dos transversales. «El premio está relacionado con la idea de proyecto artístico que queremos implantar».
El director festejó que «todo el colegio haya colaborado» y reivindicó la importancia del acercamiento de los niños a «la extraña nomenclatura financiera». El colegio Fábrica de Armas cuenta con 180 alumnos y 16 maestros. El premio conquistado supone un «balón de oxígeno» para las cuentas del centro, cuyo presupuesto anual asciende a 4.300 euros.
«¿De dónde podría salir la financiación para comprar la tableta?», se cuestionó Andrada. A partir de aquella pregunta germinó el premio que Manuel finalmente les entregó en un cheque gigante. Los alumnos de sexto, acompañados de su tutor Fran, regalaron un cartel conmemorativo a Manuel.
Los 2.000 euros se han invertido, primero, en reconocer a los alumnos que han hecho posible el premio: los escolares disfrutaron de una cena y un paseo nocturno por Toledo como homenaje a su labor realizada. El colegio destinará el grueso del dinero para comprar una cámara de fotos y vídeo, un esqueleto humano, un microscopio, una impresora 3D, kits de robótica y elementos de mecánica. Diego, uno de los implicados en el proyecto, celebra el éxito. «Esta actividad nos parecía interesante y hemos intentado hacer mejor al colegio». Su compañera Sara lo califica como «muy divertido» y pone el énfasis en la colaboración, la base del gran éxito. «Nos hemos ayudado unos a otros».