La provincia crece en 4.932 habitantes en un año

Redacción
-

Casi el 92% del crecimiento experimentado desde enero de 2018 a enero de 2019 se debe a ciudadanos nacidos en otros países, principalmente de Sudamérica y de África

La provincia crece en 4.932 habitantes en un año - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

Toledo está de enhorabuena porque después de cinco años de caída poblacional entre los residentes españoles, ha llegado el 1 de enero de 2019 con un incremento, aunque sea escaso, porque solo han sido 405 españoles más los que residen en la provincia. Ahora bien, en términos globales, y después de seis años perdiendo población situando a la provincia en los niveles de 2010, el INE ofrecía ayer las Cifras de Población a 1 de enero de 2019 que reflejan un incremento de 4.932 residentes en la provincia.
De este modo, Toledo cuenta a 1 de enero con 692.016 habitantes lejos aún de los 705.583 que se registraron en 2012, en el mejor año en materia de población residente en la provincia desde los registros de 2002.
Este incremento se debe principalmente a residentes nacidos en otros países ya que  casi el 92% de los nuevos habitantes, 4.528 personas, han nacido fuera de España, principalmente en países de Sudamérica y África, con 2.593 y 1.161 respectivamente.
En lo que se refiere al sexo, las mujeres han aportado algo más a este crecimiento poblacional puesto que hay 2.260 hombres más que hace un año (349.305) mientras que el número de mujeres ha crecido en 2.673 (son 342.711 las mujeres residentes en la provincia de Toledo).

El 32% mayores de 70 años.  En cuanto a las franjas de edad, la estadística revela que de los 4.932 habitantes nuevos, 1.571 tienen 70 años o más, es decir que representan el 32% de los nuevos residentes, la tercera parte. Una de las edades que más crecimiento ha experimentado ha sido la de los habitantes de 78 años que han pasado de 2.775 a 5.289, es decir, 2.514 personas más. Y si de anécdota o curiosidad se trata también hay que destacar los 23 nuevos residentes con 100 años o más, o los 72 de 98 años y los 75 de 97.
Sin embargo, la población en la provincia de Toledo mantiene su ‘juventud’, porque de los 692.016 habitantes 93.508 tienen más de 70 años, es decir, el 13,5% de la población, un porcentaje parecido , al registrado en enero de 2018 cuando este tramo de población sumaba 91.937  personas que representaban el 13,4% de los residentes en la provincia.
Y mientras los mayores crecen en número -aunque no en proporción, el tramo que va desde los jóvenes a partir de 25 años y adultos hasta 39  experimentan una importante caída en  3.813  personas, aún más acuciada si hablamos solo de españoles, porque en este caso serían 4.358 personas menos.
Y aunque la fuerte pérdida de población española en esta franja de edad de entre 25 y 39 años se han mitigado con la llegada de personas de otra nacionalidad no han podido impedir que a 1 de enero de 2019 haya 3.813  personas menos de estas edades.
También, y quizá como consecuencia, se han reducido los habitantes de 0 a 4 años en 396 y los de 5 a 9 años en 1.107.Han crecido, eso sí, los jóvenes de 10 a 24 años con 2.582 nuevos residentes.
Igualmente se registra un incremento de la población entre los residentes de 50 a 69 años. En concreto este tramo de población ha crecido en 4.444 habitantes siendo el mayor incremento el experimentado por los residentes de 60 a 64 años que suman 1.936 nuevos.
En cuanto a las cifras regionales,   Castilla-La Mancha registró una población de 2.035.505 residentes a 1 de enero de 2019, lo que supone un aumento de 2.910 personas con respecto al mismo periodo del año anterior y un crecimiento del 0,14%, según ha informado este martes el Instituto Nacional de Estadística (INE).
Las cifras, al igual que ha pasado en la provincia y en el conjunto de España se han compensado con el movimiento migratorio exterior, ya que la Comunidad Autónoma ha recibido a 7.841 personas durante el año 2018.