La distancia de 1,5 metros, la norma de la vuelta al cole

C.S.Rubio
-

La Junta no ve viable generalizar medidas como las 'aulas burbuja' de 20 alumnos, salvo en la educación de cero a tres años. Con todo, será cada centro quién defina cómo volver

La distancia de 1,5 metros, la norma de la vuelta al cole

La ‘vuelta al cole’ en Infantil, Primaria y Secundaria será presencial, a partir de septiembre y bajo la premisa básica de guardar una distancia de 1,5 metros entre alumno y alumno en Castilla-La Mancha.
Educación descarta de base la asunción de medidas como la creación de ‘aulas burbuja’ con no más de 20 niños, sin distancia de seguridad entre ellos y un con sólo profesor para todo. Desde la Consejería se entiende que no sería viable en la mayoría de centros, ya que implicaría no poder introducir en estas aulas a los docentes de las especialidades y, también, generaría problemas en la distribución de los alumnos, repartidos actualmente en clases con ratios de 25 estudiantes para segundo ciclo de Infantil y Primaria.
La consejera de Educación, Ana Rosa Rodríguez, insiste en que las recomendaciones lanzadas en este sentido por el Gobierno central son solo «un borrador». No obstante, abre la puerta a tomar este tipo de medidas en lugares como los centros de cero a tres años, por sus características especiales.
Con todo, Rodríguez informa de que la planificación del nuevo curso se realizará colegio por colegio. Y desde este viernes se «está haciendo llegar a  los centros educativos, así como a las familias, sindicatos y equipos directivos», el acuerdo cerrado el jueves en la sectorial de Educación del Ministerio, para elaborar una propuesta conjunta adaptada a la realidad del sistema educativo regional.
Donde no quiere mojarse la consejera es en la cuestión de sí será necesario contratar profesorado extra de cara al nuevo curso, tal y como ya le han reclamado varios sindicatos. Según explica, a partir de ahora toca «hacer encaje de bolillos» para adecuar las recomendaciones sanitarias a la realidad de cada centro. En este sentido, «tendremos que jugar con los horarios, los espacios disponibles y los agrupamientos», sin detallar aún nada. «Y también depende de la etapa», explica, «ya que no es lo mismo un aula que un taller».
Además del distanciamiento básico de 1,5 metros y la asunción de estrictas medidas de higiene, el acuerdo de la sectorial del jueves también contempla la elaboración de planes de contingencia en todos los centros para frenar posibles brotes, así como la elaboración de planes de seguimiento y apoyo para el alumnado. La premisa sigue siendo la de «que nadie se quede atrás».
En este sentido, Rodríguez confirma que habrá planes de refuerzo desde septiembre para los alumnos que así lo necesiten. También se fomentará el trabajo colaborativo entre el profesorado del mismo centro y de otros centros, se establecerán medidas para la reducción de la brecha digital y se poner en marcha programas de cooperación territorial orientados a dar respuesta a la nueva situación.
Medidas que implicarán sí o sí un incremento del gasto educativo en la región, por lo que Rodríguez  ya le reclama a Moncloa que a la hora de repartir los 2.000 millones de euros con fines educativos del montante total de 16.000 millones para iniciar la recuperación tenga en cuenta el criterio del coste que supone en regiones con más dispersión poblacional mantener servicios como el comedor o el transporte escolar.
Como reitera, mantener estos servicios complementarios  en las zonas rurales «es más costoso que en zonas urbanas», por lo que al repartir el dinero «se debe incorporar este criterio».