Triste recuerdo con asignaturas pendientes

Agencias
-

Hiroshima conmemora hoy el 75 aniversario de la bomba atómica que devastó la ciudad con un planeta que no llega a un acuerdo para firmar el Tratado de Prohibición de Armas Nucleares

Momento de la explosión en Nagasaki, el 9 de agosto de 1945. - Foto: Agencias

Japón, el único país que ha sufrido un ataque nuclear, conmemora el 75 aniversario de las bombas que devastaron Hiroshima y Nagasaki, un recuerdo que continúa atormentando a miles de sobrevivientes que siguen clamando por la abolición de las armas atómicas.
Los actos se desarrollarán hoy en Hiroshima y el próximo domingo en Nagasaki, las dos únicas ciudades en el mundo que han sufrido un ataque nuclear, con actos que contarán con la presencia de autoridades y representantes de los sobrevivientes.
La bomba Little Boy que cayó sobre Hiroshima el 6 de agosto de 1945 causó más de 100.000 muertos, mientras que en Nagasaki Fat Man, apenas cuatro días después, terminó con la vida de unas 75.000 personas.
Simbólico edificio que quedó en pie tras la bomba en Hiroshima. Simbólico edificio que quedó en pie tras la bomba en Hiroshima. - Foto: Agencias«No podemos repetir jamás las tragedias de Hiroshima y Nagasaki», afirmó el primer ministro nipón, Shinzo Abe, cuando confirmó que estaría presente en los actos para recordar estos ataques.
El aniversario, sin embargo, se conmemora sin que haya entrado aún en vigor el Tratado de Prohibición de Armas Nucleares, que firmaron 122 países el 7 de julio de 2017 pero que necesita ser ratificado por al menos 50, y hasta ahora solo llegan a 40. Muchas naciones, incluidas las potencias atómicas, se negaron a firmar este pacto, y tampoco lo hizo Japón, el principal aliado regional de Estados Unidos, cuyas armas de disuasión, tanto convencionales como nucleares, protegen a la nación nipona.
Esa posición, sin embargo, no la comparten supervivientes como Keiko Ogura, quien en una reciente rueda de prensa pidió aplicar mayor presión al Gobierno de Abe para firmar ese tratado y acabar con unas armas que solo tienen «un puñado de naciones».
Aunque la ceremonia en Hiroshima tendrá lugar hoy -a partir de las ocho de la mañana en la ciudad japonesa-, ya desde ayer habían instalado en el Parque de la Paz varias carpas con distintas iniciativas.
«Deberíamos recordar la historia de la guerra y actuar para la paz», aseguró Jyou Hakuga, un universitario de 21 años.
El domingo le tocará el turno a Nagasaki, donde, al igual que en Hiroshima, los actos tendrán un número de participantes menor a causa de la pandemia de coronavirus y solo se han reservado medio millar de asientos.
Se espera que en ese acto haya un nuevo llamamiento de la ciudad en favor de la abolición de las armas nucleares. Su alcalde, Tomihisa Taue Tomihisa Taue, afirmó que el tema de las armas nucleares no debe considerarse como algo del pasado, que afectó solo a estas dos localidades niponas, sino que es una amenaza «del presente y del futuro».
Todavía quedan con vida decenas de miles de personas que sobrevivieron a las dos bombas atómicas, con una edad promedio de 83 años.
Gracias a sus recuerdos y a las historias que cuentan a menudo, como sostiene Taue, «no ha habido una tercera bomba que haya destruido una ciudad en estos 75 años», una misión a la que también aludió la mencionada superviviente de Hiroshima. «Lo único que puedo hacer es continuar contando estas historias, diciendo a la gente lo que hemos visto, lo que hemos experimentado. Estas cosas no deberían ocurrir de nuevo», agregó Keiko Ogura.