"Una mujer no puede perder la vida por usar su libertad"

I.G.Villota
-
Araceli Martínez, directora regional del Instituto de la Mujer. - Foto: Víctor Ballesteros

La directora del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha manifiesta su «indignación» por el feminicidio de la profesora Laura Luelmo y aboga por señalar a los tanto a los agresores como a los cómplices

Con contundencia. Así manifestó ayer su rechazo la directa del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha, Araceli Martínez, al crimen de la profesora Laura Luelmo, la joven desaparecida en el municipio de El Campillo en Huelva. «No puede ser que una mujer pueda perder la vida por hacer uso de su libertad», apuntó Martínez, quien expresó el «dolor, el pésame, la consternación y la indignación» por el feminicidio de la joven de 26 años, tras la detención de un vecino de la mujer como principal sospechoso de su muerte violenta.
La directora del organismo enfatizó en el rechazo del Gobierno regional a cualquier tipo de violencia machista y recordó a las 46 mujeres asesinadas este año por sus parejas o exparejas, sin olvidar a aquellas que «viven encarceladas por los distintos tipos de violencia de género», desde las que sufren explotación sexual a las que viven acoso laboral o agresiones sexistas.
Martínez alertó de que las mujeres tenemos «muchas posibilidades de padecer la violencia» a lo largo de nuestra vida, motivos por el que apeló a la responsabilidad «individual» pero también «social» para combatir esta lacra. «Tenemos la responsabilidad de no perpetuar el machismo y la desigualdad en nuestra sociedad», dijo.
Incidió en la necesidad de señalar a los agresores pero también a los «cómplices» directos o silenciosos y subrayó que la sensibilización en igualdad es la clave para acabar con situaciones como estas.
La responsable política recordó que la región acaba de aprobar una ley contra las violencias machistas, además de crear servicios específicos e integrales para ayudar a la víctimas.