El CD Toledo acaba el año tirando de la cadena

J. M. Loeches
-
El CD Toledo acaba el año tirando de la cadena - Foto: Yolanda Redondo

Los verdes caen goleados por el Calvo Sotelo Puertollano en un partido para olvidar (0-3)

Hay años que cuando se van dejan un gran vacío y una sensación de añoranza y otros tan mal sabor de boca que dan ganas de tirar de la cadena. Pues para el CD Toledo este 2018 borrarse de la mente para siempre porque ha sido tan fatídico que el conjunto verde le puso un broche acorde a sus características, con una derrota sombría, patética y lamentable ante el Calvo Sotelo Puertollano.
El equipo toledano se encontró más precauciones de las esperadas por parte del Calvo Sotelo Puertollano. Por eso le costó darle el impulso habitual de los arranques. Aún así, con los minutos fue ganando en posesión y, a base de combinaciones, generó las primeras ocasiones de gol, como una en el minuto 10 de Jokin Esparza por el costado diestro que Álex Pérez, llegando de cara, cabeceó cerca del palo.
En los siguientes diez minutos ambos equipos, sobre todo el verde, bajaron el ímpetu y se vivieron minutos insulsos, sin que pasara nada. A veces es sinónimo de mala sensación para el CD Toledo y el Calvo Sotelo Puertollano lo acabó de confirmar. Primero con varios pases con mucha intención que fueron salvados por la defensa y luego con una jugada de Iván Limón que el atacante alojó en las mallas tras salvar la salida de Machuca.
Los aficionados que se atrevieron a salir de casa y acudir al estadio empezaron a pitar, en un número escaso, y a pedir mayor masculinidad. Los de Manu Calleja respondieron acrecentando su dominio y en una falta cerca del área, se sucedieron varios rechazos hasta que Rubén Moreno se sacó un disparo demasiado cruzado delante de Kike Reguero. Mucha intención pero poca profundidad es lo que puso encima del tapete el equipo verde. Enfrente tenía a un conjunto, el minero, que estaba defendiendo con los cinco sentidos. Y a falta de un pase bien medido o una decisión bien tomada, el marcador no se movió.
Calleja sí que optó por cambiar de banda a Esparza e Iván Bueno, para que el madrileño estuviera en la derecha, el lado escogido casi siempre para atacar. Una arrancada suya propició una falta al borde del área que Álvaro Antón estuvo cerca de convertir en la cuarta de la temporada. Kike Reguero voló para detenerla. Y así se fue consumiendo la vida hasta el descanso.
En la segunda parte, la escuadra toledana parece que recuperó su inicio brioso y, en una llegada por enésima vez por el lado derecho, Cifu acabó poniendo un centro al área que Manu Gavilán no correspondió de manera acertada. Y si podían salirle más lunares al CD Toledo, a German se le marchó un rival por la espalda y no tuvo más remedio que derribarlo, así que se tuvo que ir al vestuario antes de tiempo. Era el minuto 60 y el Calvo Sotelo estaba oliendo la sangre. Ya pudo haber marcado en otra llegada de Iván Limón que entre Machuca y el larguero le birlaron a Cristian. Pero luego no falló en otra salida rápida a la espalda de la defensa.
Manu Calleja tardó en responder con el banquillo después de ver cómo le hacía tres contragolpes claros a su equipo, pero acabó metiendo a Pascu y luego a Adri. Ya no era posible un esquema más o menos identificable o atacar desde el orden y la precisión. El CD Toledo empezó a atacar con el corazón en la garganta, pero no le dio. Fueron de alabar los intentos, pero sobre todo que el Calvo Sotelo Puertollano apenas tuviera opciones de hacer algún gol más tal y como estaba el panorama. El canterano Marcos también salió para tener más jugadores de arriba pero el encuentro se estaba acabando con la triste realidad de un equipo que necesita contrafuertes para resistir el peso de la camiseta.
La imagen de los últimos minutos da buena cuenta del caos psicológico que el encuentro le estaba generando a estos jugadores. Y hay que darle gracias al Calvo Sotelo Puertollano porque su aguinaldo fue no marcar más goles que un tercero que llegó en el descuento con el CD Toledo roto en pedazos. Que vayan agilizando las negociaciones porque lo que necesita el CD Toledo ni se vende en Toys ‘R’ Us ni lo traen los Reyes Magos.