Cubelos: «Somos una embarcación a batir»

Raquel Jiménez
-

El piragüista talaverano y el vasco Iñigo Peña acudirán al Mundial de agosto, donde está en juego la clasificación olímpica, como los vigentes subcampeones en K2 1.000

Cubelos muestra el año pasado la plata y el bronce conseguidos en el Mundial de Portugal. - Foto: Ferrero

El piragüista talaverano Paco Cubelos e Iñigo Peña consiguieron la clasificación en K2 1.000 metros para el Mundial de agosto en Szeged (Hungría), que es además clasificatorio para los Juegos Olímpicos de Tokio de 2020. Y fue en la II Copa del Mundo del Mundo de Esprint en Duisburgo (Alemania), donde fueron cuartos, a tan solo 60 milésimas del bronce.
En este sentido, Cubelos reconoce a este diario que «cuando cruzas la meta, lo primero que piensas es qué pena si hubiera hecho esto o si hubiese pegado una palada un poquito más fuerte...». Pero destaca que «creo que hicimos una buena carrera y estuvimos físicamente al cien por cien». Y siempre exigente, manifiesta que «hubo cosas que se pueden mejorar». El olímpico talaverano en Londres 2012 es partidario de «quedarse con lo positivo y es que estamos ahí, seguimos compitiendo con los mejores del mundo, a milésimas del bronce e, incluso, muy cerca también del oro».
Destaca que «tanto la segunda embarcación como la tercera eran alemanas, dado que en la Copa del Mundo pueden competir dos por país, pero en el Europeo y en el Mundial solo es una». Por tanto, si se hubiera tratado de estas dos últimas competiciones, «hubiésemos sido terceros y a milésimas de la plata».
Cubelos y Peña se batieron el cobre en Alemania con casi todos los contrincantes con los que se verán las caras en el Mundial de agosto, ya que el talaverano apunta que faltaron los bielorrusos que fueron sextos en la cita mundialista de 2018. Y hay incluso alguna embarcación que se suma a la carrera olímpica, con lo que «cada vez está todo más apretado y hay más nivel, pero es cierto que nosotros seguimos estando entre los mejores».
No hay que olvidar que Cubelos acudirá a la cita húngara después que en el Mundial de 2018 se colgara la plata y el bronce en los 1.000 metros de K2 y K4, respectivamente. Y hay que tener muy en cuenta que este 2019 está en juego la clasificación olímpica: «Este año es muy importante»; en el caso del K2 1.000 metros «somos los subcampeones del mundo y, por lo tanto, un barco a batir y que se nos tiene en cuenta en todas las quinielas».
Pero Cubelos entiende que lo más importante «es centrarnos en nuestro trabajo y en lograr, sobre todo, la clasificación olímpica». Para ello, deben quedar entre los seis primeros y «hemos logrado siempre estar entre esos puestos»;pero insiste en que fácil no va a ser dado que «las diferencias son cada vez menores».
Y su competición más inmediata serán los Juegos Europeos cuya segunda edición se celebra del 21 al 30 de junio en Minsk (Bielorrusia). De esta cita afirma que «la pena es que al ser año preolímpico, a veces desluce un poco, pero realmente es una prueba importante». Reconoce que todavía no tienen la «repercusión brutal» de los Juegos Panamericanos y Asiáticos, ya que en el caso de los Europeos «al ser un evento bastante nuevo no lo estamos consiguiendo, pero esperemos que se le dé la importancia que tiene». Cubelos se estrenará en esta competición porque, como recuerda, hace cuatro años «renunciamos para prepararnos para el Mundial».
Y ahora, aunque va a acudir, no lo hará «al cien por cien porque nuestra preparación está enfocada al Mundial, pero nos viene bien competir y será una experiencia bonita».
En Minsk disputará el K2 1.000 y el K1 5.000. En cuanto a ésta última reconoce que «es una prueba que no preparo y en la que no soy especialista; me viene bien, pero hay que ser muy habilidoso». Pues con todo, fue quinto en la Copa del Mundo de Duisburgo: «Un resultado muy bueno que me llevo para mi palmarés personal».