Universitarios piden la apertura de bibliotecas para estudio

Leticia G. Colao
-

Aseguran que pueden abrirse sin riesgo, con límites de aforo y distancia de seguridad.

Universitarios piden la apertura de bibliotecas para estudio

El cierre de las bibliotecas municipales como una de las medidas obligadas del nivel 3 para evitar e intentar reducir la incidencia de Covid en la ciudad, está generando dificultades a sus usuarios habituales y a aquellos otros que, por las etapas del año, las tienen como el mejor aliado frente a los próximos exámenes. Es el caso de un grupo de universitarios talaveranos, estudiantes en universidades madrileñas pero ahora en la ciudad, que no pueden utilizar los centros municipales como salas de estudio.
Este grupo de alumnos reclama la apertura de las bibliotecas José Hierro y Alfar El Carmen al menos como sala de estudio, ya que consideran que con todas las medidas de seguridad y las distancias obligadas, no tiene por qué haber ningún contagio. «Estamos ya cansando y hartos de ver a gente en bares y demás sitios y en una biblioteca en su sala de estudio no podemos ir a estudiar con las medidas de seguridad correspondientes», indican a este diario.
Del mismo modo, aseguran que en Madrid, en la misma fase de restricciones que Talavera, tienen las bibliotecas abiertas. Por ello, dicen haberse puesto en contacto con el Ayuntamiento para poder encontrar una solución al respecto, aunque en este caso la administración local no tiene las competencias, ya que este tipo de restricciones por la pandemia proceden del Gobierno regional.
Los universitarios solicitan una modificación en este tipo de limitaciones, «ya que en poco tiempo empezamos los exámenes finales y hay gente que se lo prepara mejor en las salas de estudio». Dos meses después de su cierre a los usuarios, aseguran que podrían abrirse nuevamente con las medidas de seguridad y reducción de aforo pertinentes, «como se hace en otras ciudades».
Se da la circunstancia que a las dos grandes bibliotecas municipales de la ciudad se une también la de la Universidad de Castilla-La Mancha. Igual que las otras, la sala permanece cerrada, únicamente disponible para el préstamo de libros.