La montaña rusa del CD Toledo

J. M. Loeches
-
La montaña rusa del CD Toledo - Foto: Jose Sampedro

El conjunto verde ha navegado entre el pesimismo y la euforia en una temporada que ha dejado cierto regusto agridulce tras la eliminación

La temporada 2018/19 ha sido un carrusel de emociones, una montaña rusa en la que a una dura y empinada subida le seguía una bajada vertiginosa que podía asustar. Se puede salvar el curso con la disputa de los ‘play off’ de ascenso, pero es verdad que la eliminación prematura ante el Sestao River ha dejado un regustro agrio y dulce a partes iguales a los aficionados, que tendrán que ver a su equipo una temporada más en Tercera División.
Los problemas que han surgido han sido muchos. Las lesiones e imponderables, como el accidente deChato, son el mejor ejemplo. Pero no hay que olvidar que se han cometido errores que han llevado a esta falta de ecuanimidad. Y hay que empezar por arriba, con los que decidieron confiar en un estilo con Fran Cano y a las pocas semanas estaban convencidos de que ésa no era la vía. Es injusto juzgar esa etapa sabiendo lo que ha venido después, pero como el fútbol no entiende de lógicas, el equipo verde ha terminado jugando con un mediocentro y un lateral izquierdo como centrales. Y sin ser inferior a su rival.

 

La bicefialia al frente del club: Jorge Berlanga y Juan Juárez.

Está claro que la llegada de Juan Juárez al CD Toledo ha sido positiva, pero le ha añadido estabilidad a la entidad, pero también pimienta porque los objetivos del nuevo presidente y de los accionistas, liderados por Jorge Berlanga, no han sido los mismos. El mexicano tuvo claro desde el principio que, tras el descenso, no haría un desembolso espectacular. Mientras, el mandatario sí que intentó dejarse todo por un ascenso que creía necesario. Tanto que fue capaz de hacerse cargo personalmente del finiquito de Fran Cano para destituir al murciano y entregarle las llaves del vestuario de Manu Calleja. De hecho, acabó haciendo el esfuerzo de reforzar la plantilla en el mes de enero para poder aspirar a una de las cuatro posiciones de ‘play off’ a Segunda División B. De hecho, una vez metidos en faena, el presidente mantuvo la fe en que se podían seguir pasando rondas, mientras que Berlanga temía que el CD Toledo llegase a eliminar al Sestao River y continuase pasando rondas hasta la tercera y definitiva.

 

Dos entrenadores.

La temporada arrancó de la mano de Fran Cano en agosto. El murciano tuvo que lidiar con las decisiones del accionista, Jorge Berlanga, que en un principio le prometió un dinero adicional para fichajes de calidad que luego al final no llegó. Fue el blanco de las críticas y el encargado de realizar el trabajo sucio de poner en marcha el proyecto y tuvo que recurrir a futbolistas que no encajaban en los planes de los aficionados pero sí en el presupuesto finalmente fijado.
Alas primeras de cambio, tras la derrota ante el Atlético Ibañés, se le destituyó. El CD Toledo estaba a 5 puntos de las posiciones de ‘play off’ y no 9. Manu Calleja aterrizó en el Salto del Caballo para dotar de una teórica profesionalidad a la plantilla, pero la realidad es que algunos futbolistas, por motivos de trabajo, no podían ejercitarse con el primer equipo y tenían que entrenarse con el filial. Los resultados tardaron en llegar y, además, sí que se incorporó al mediocentro y al central (PepeDelgado y Dennis Nieblas) que se venía demandando desde meses antes.

 

Lesiones.

Las lesiones son esos imponderables que pueden lastrar a un equipo que va justo durante una temporada y eso es lo que le ha pasado al cuadro verde, especialmente en el centro de la defensa. Si ya había déficit, Germán se lesionó gravemente y Dennis Nieblas también. Acuña se rompió los huesos de la nariz y Chato tuvo un accidente de tráfico. Para colmo, al final Pascu, que no es central, estuvo dos semanas entre algodones durante los ‘play off’.

 

Fichajes en enero.

A pesar de que se venían demandando desde mucho antes, y no sólo el primer entrenador, Fran Cano, sino también Manu Calleja. Pero la realidad del presupuesto hacían impesable que las incorporaciones llegaran antes de finales del mes de enero, para reducir el coste adicional que han supuesto al final Dennis Nieblas y Pepe Delgado. De hecho se trajo a un portero, que también hacía falta, cedido.

 

Mexicanos.

Desde que Jorge Berlanga, Gonzalo del Val y compañía se hicieron con gran parte del accionariado del CD Toledo, su apuestas han sido los jugadores compatriotas. Llegó Israel Castro y luego Aarón Galindo y Charly Rodríguez, además de Obed. Esta temporada tiró del zurdo y de William y Germán Camacho, que por unas circunstancias u otras no han terminado de explotar. A Fran Cano le aseguraron que los tres llegaban con nivel de Segunda B y tuvo que lidiar con sus superiores porque no estaba del todo conforme. Manu Calleja utilizó a Germán porque no tenía más donde elegir para la posición de central, pero por su lesión, ha acabado sin meter a ninguno de los americanos en sus alineaciones. Hay que recordar que cada partido de ellos le reporta dinero a Berlanga.

 

Seis centrales.

Es evidente que los problemas en el eje de la defensa han acabado lastrando al conjunto toledano en la fase decisiva de la temporada. Pero no es menos verdad que también lo han hecho durante todo el curso y que eso ha impedido una mejor posición, y eso que los de Manu Calleja llegaron a un buen nivel a los ‘play off’. Hasta seis jugadores han pasado por la posición de central y ninguno se ha podido consolidar por unos motivos o por otros. Chato sufrió un accidente de tráfico y Germán se lesionó de gravedad. Acuña no funcionó del todo en dicho puesto y Dennis Nieblas también tuvo que pasar por el quirófano. Además, Pascu, que es lateral izquierdo, acabó renqueante junto con Dani Santigosa, cuya posición es la de mediocentro.

 

Problemas en defensa.

Con 68 goles a favor, el Toledo terminó la liga regular como segundo equipo más anotador después del Socuéllamos y empatado con el Villarrobledo. Los verdes marcaron más, por ejemplo, que el Villarrubia o el Atlético Albacete. No hay dudas de que ofensivamente se tenían jugadores excepcionales que han funcionado y han estado a su nivel. Sin embargo, el equipo no ha tenido el mismo rendimiento en defensa, sobre todo en la primera vuelta. Se encajaron muchos tantos en los últimos minutos y al final ese debe le costó la eliminación.

 

Bajo presupuesto.

Sin hacerlo público, es verdad que el presupuesto esta temporada del Toledo era más bajo de lo que se podía imaginar. De ahí que no se acometieran fichajes antes del mes de enero y después para cubrir la falta de número en el centro de la defensa de cara a los ‘play off’ de ascenso. Desde luego que no ha estado a la altura de otros conjuntos como el Socuéllamos, el Villarrubia o La Roda CF. Lo peor de todo es que, a pesar de partir con un proyecto austero, JorgeBerlanga sí que prometió una partida para traer a Toño Vázquez, Echaide y Usero. Al final, no llegó ninguno y sólo Manu Gavilán