«Ascender era un objetivo que ni nos planteábamos»

Raquel Jiménez
-

Pedro Díaz, técnico del juvenil del Talavera, afirma que si la Liga se hubiese completado, el equipo hubiera subido igualmente a División de Honor

Pedro Díaz, en el homenaje que le brindó el CF Talavera, con su familia y el presidente, José Antonio Dorado. - Foto: Ferrero

Pedro Díaz es el entrenador del juvenil del CF Talavera que acaba de ascender a División de Honor, una vez que la Real Federación Española de Fútbol ha dado por concluidas todos los Campeonatos de Liga de las categorías no profesionales..
En declaraciones a este diario, el técnico y director de la Escuela blanquiazul, ha señalado que se trata de «un objetivo más que cumplido porque la meta principal era salvar al equipo o estar cómodo en la categoría». Y el éxito ha llegado «con el trabajo y, sobre todo, con el esfuerzo de los chavales, que ha sido increíble, y hemos conseguido ascender, que era un objetivo que ni nos planteábamos».
El camino hacia el ascenso no ha sido, ni mucho menos, fácil. En este sentido, Pedro Díaz cuenta que cuando tomó las riendas del equipo «había diez u once futbolistas; de hecho, en reuniones con el presidente, nos llegamos a plantear no inscribir al equipo». Sustituyó a David Rico quien, por motivos laborales, tuvo que dejar de entrenar al juvenil. El trabajo resultó arduo para confeccionar la plantilla y ayudó que el propio Pedro Díaz estuviera al frente para atraer jugadores. «Montamos un equipo medianamente competitivo con un refuerzo más que no esperábamos y ahí está el resultado». Está convencido que «si hubiéramos podido terminar la temporada, hubiésemos ascendido igual». Su dilatada trayectoria como jugador en numerosos equipos le ha brindado «una experiencia en cuanto a vestuarios y entrenadores que, a lo mejor, otras personas no han podido tener».
Afirma tajante que «tenía muy claro lo que no quería para mi equipo». Sí sabía perfectamente lo que quería. Cuenta que desde el primer momento en el que se dirigió a sus jugadores, «me miraban todos asombrados como diciendo está loco». Y es que su mensaje fue que «íbamos a ir a ganar a todos los sitios, y que no me he planteado nunca en el campo de fútbol a esperar a ver qué pasa, ni aguardar a qué hace el rival».
Ve como positivo que «yo no conocía a nadie de la categoría, ni futbolista, ni entrenador». Por tanto, «nos centramos en nuestro equipo y fuimos cada vez a más». Sobre el terreno de juego, «hemos querido ser siempre protagonistas, tener el balón, ser nosotros los que hiciéramos el partido y si se podía atacar 25 veces mejor que cinco».
De cara a la próxima temporada habrá relevo de algunas jugadores por edad. Pero es que además Pedro Díaz quiere algunos cambios al subir a la máxima categoría nacional del fútbol juvenil. A este respecto, ha afirmado que «me tengo que sentar con el presidente y la junta directiva y plantearles muchas cosas porque esta categoría es, entre comillas, profesional y hay que hacer las cosas de otra manera». Es consciente de que «la economía está fastidiada», pero también incide en que «esto es como un primer equipo». Sobre su futuro afirma que «mi intención es ser entrenador profesional y quiero subir cada año más de categoría».
Por otro lado, respecto a la consecución de la permanencia del primer equipo, del que fue capitán, asegura que «tenía opciones reales de salvarse». De cara a la temporada que viene en Segunda B, «se tendrá todo el mundo que reinventar porque será otra categoría distinta».