La Real Academia instó a Cultura a «agilizar» decisiones

Susana Jiménez/Toledo
-
Los principales restos quedaron desprotegidos al paralizarse los trabajos. - Foto: Yolanda Lancha

Hace unos días remitía a la Consejería un informe sobre los restos arqueológicos descubiertos en los inmuebles de la calle de los Bécquer, solicitando la adopción de medidas para protegerlos

La Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo se dirigía hace unos días a la Consejería de Educación y Cultura para solicitar la adopción de las medidas oportunas para evitar el deterioro de los restos arqueológicos que aún conservan los inmuebles de su propiedad en la calle de los Bécquer.
Una petición que la Academia se considera en «obligación» de realizar a la Consejería como propietaria y a su vez responsable de la tutela del patrimonio, instándola a «agilizar la toma de decisiones necesarias para que la totalidad de los bienes y estructuras conservadas se mantengan y encuentren nueva finalidad».
Una solicitud que plantea al término de  un informe en el que desde la Real Academia se identifican los elementos de carácter patrimonial aún existentes, los cuales se encuentran «sin protección alguna y en precario estado de conservación».
Informe que publicaba el pasado viernes, 12 de abril, la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo en su página web (http://www.realacademiatoledo.es), y en el que también se apunta que con esa nueva funcionalidad «se evitaría la creación de un importante foco de abandono en un sector tan central y destacado del Casco histórico toledano», el cual, recuerdan los académicos, ya ha dado lugar «a diferentes problemas de seguridad por desprendimientos y acumulación de basuras».
Situaciones que se han venido denunciando periódicamente por parte de los vecinos, sin que hasta la fecha se hubieran tomado medidas efectivas al respecto.
Junto a esta situación, desde la Real Academia también se destaca la «deplorable» impresión que ofrece a quienes visitan la ciudad y recorren el itinerario que pasa por este lugar.

«Grave peligro». Según recoge el informe elaborado por la Real Academia, a través de la información obtenida a partir de fotografías cedidas por parte de Manuel Palencia y de los estudios arqueológicos realizados en su día, hace ya más de 10 años, por Arturo Ruiz Taboada con motivo del seguimiento de las obras de demolición parcial de algunos de los inmuebles afectados, los restos más destacados se conservan en el muro medianero del solar resultante de dicha demolición.
Restos que fueron conservados por su valor patrimonial y que debían preservarse para su incorporación a la nueva edificación. Entre ellos destacan «diferentes estructuras vinculadas a antiguas e importantes casa-patio», en algunos casos dotadas de alfarjes de madera y de restos de yeserías, las cuales «se encuentran en grave peligro de conservación como consecuencia de la paralización de las obras».
La Real Academia destaca la presencia de restos de un friso realizado en yeso que remataba la parte superior del muro de una estancia, que a su vez servía de base a un arrocabe sobre el que se debió disponer una importante armadura de madera hoy completamente perdida.
Un friso cuyos motivos decorativos muestran «existencia de una rica y bien ejecutada lacería», característica de las ornamentaciones utilizadas en las casas principales de Toledo desde mediados del siglo XIII hasta un momento avanzado del XV.
Restos cuyo estado de conservación ha empeorado «tras haber quedado parcialmente al descubierto desde hace más de una década».