UCLM debate reforma de la Constitución y encaje territorial

Álvaro de la Paz
-
UCLM debate reforma de la Constitución y encaje territorial - Foto: David Pérez

La Cofradía de Investigadores reunió a tres expertos constitucionalistas que centraron sus ponencias en el pasado, presente y futuro de un texto que celebra su cuarenta cumpleaños

El paraninfo de Lorenzana de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) celebró un foro de debate sobre el recorrido de la Carta Magna vigente. La jornada, enmarcada dentro del cuarenta cumpleaños de la norma fundamental del Estado, incluyó una prospectiva de futuro con la posibilidad de su reforma. Con el nombre de La Constitución española ayer, hoy y mañana: un debate sobre los valores constitucionales 40 años después, y bajo el auspicio de la Cofradía Internacional de Investigadores, la jornada reunió a tres expertos constitucionalistas que abordaron el texto de mayor rango desde diferentes perspectivas. José Peña González, catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad San Pablo CEU, Francisco Javier Díaz Revorio, catedrático de Derecho Constitucional de la UCLM, y María José Majano Caño, abogada y profesora asociada de la UCLM, disertaron, respectivamente, sobre el tiempo pasado, presente y futuro de la Constitución de 1978.
La exposición de Díaz Revorio se centró en la cuestión territorial, un asunto candente que suscita polémica e interés también entre el gran público. Su ponencia, titulada Constitución y proceso descentralizador: el modelo autonómico, partió del acuerdo suscrito en la Transición sobre el encaje de los diferentes territorios españoles y el estatus que les habría de reconocer la nueva Constitución democrática. El profesor de la UCLM se refirió a «los parámetros y las circunstancias que justificaron el diseño de un modelo territorial único que no es federal ni regional, pero que está a mitad y que reconoce las singularidades de determinadas comunidades». Revorio apuntó cómo la Carta Magna reconoce «hechos históricos precedentes», enumeró las lenguas propias y el derecho foral como ejemplo de tales, pero rechazó que las diferencias entre territorios puedan extrapolarse. «La igualdad entre los ciudadanos es irrenunciable», advirtió el catedrático.
El también columnista de La Tribuna aseguró que la norma fundamental «deja un modelo absolutamente abierto» respecto a la ordenación de la descentralización. Revorio aludió a las distintas fases de aprobación de los estatutos de autonomía y propuso profundizar en la delimitación de los hechos diferenciales y singularidades existentes. Sobre la posible reforma del texto, el experto recordó que el «problema central es que para algunas comunidades autónomas el marco constitucional actual ya no sirve».
La profesora Majano, por su parte, planteó las posibilidades de modificación del texto cuatro décadas después de su aprobación. Su intervención, nombrada El futuro de la Constitución de 1978: conservación, reforma o sustitución, incluyó un análisis de las posibilidades que existen para obrar los cambios. «La Constitución es un contrato, un pacto susceptible de modificación», comenzó. Sin embargo, la falta de acuerdos mínimos entre las diferentes fuerzas políticas lastra cualquier propuesta. «Se podría mejorar en muchos aspectos, pero hay temas, como el Senado o la organización territorial, que son muy sensibles». Majano estimó que cabe «esperar un momento más propicio, estable y de mayor lealtad por parte de los nacionalistas» para afrontar cambios en la Carta Magna.
La primera ponencia, De Alfonso XIII a Juan Carlos I, trató la forma de Estado como un asunto nuclear en la historia contemporánea española. El catedrático Peña destacó «la relación constitucional» de los monarcas con las respectivas normas fundamentales del siglo XX.