La Junta rescindirá el contrato con la constructora del centro de salud

i. g. villota | TOLEDO
-

Las obras de la infraestructura llevan cuatro meses paradas y se encuentran al 60 por ciento de ejecución. El Sescam no ha dado ninguna razón a la empresa para anular el contrato

La estructura y las fachadas del edificio están terminadas - Foto: david pérez

igarciavillota@diariolatribuna.com

El centro de salud de Azucaica está parado. Más parado que nunca. La Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha comunicó hace unos días a la constructora del edificio, Cypsa (Construcciones y Promociones San Luis 32, SA), la próxima rescisión del contrato. El motivo es una incógnita para la empresa, que no ha recibido ninguna razón concreta del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) para la anulación.
Lo cierto es que las obras llevan cuatro meses paralizadas y se encuentran al 60 por ciento de ejecución, es decir, en un estado más que avanzado. La fachada y la estructura del edificio están terminadas y sólo queda por realizar la distribución interior de las diferentes salas y los remates finales.
Los trabajos están tan adelantados que el peligro puede venir al parar las obras y dejar la infraestructura cerrada cuando se encuentra a más de la mitad de camino. Además, los vecinos han insistido reiteradamente en que se retiraran las vallas que se encuentran alrededor del edificio, si la obra no se iba a reanudar por el momento, porque se comen la acera y cortan la mitad de la calzada, poniendo en peligro a viandantes y conductores.
Los presupuestos regionales de 2014 contemplan una partida de 164.560 euros para el centro de salud, una cantidad posiblemente relativa a certificaciones de obra, que sin duda es insuficiente para concluir la infraestructura y más cuando Cypsa ya ha recibido la notificación de que la Junta ha decidido rescindir el contrato.
Durante la presentación del proyecto, en septiembre de 2010, el arquitecto José Ramón González explicó que el edificio se construiría en una parcela de más de 1.500 metros cuadrados con una superficie total cercana a los 1.300 metros, distribuidos en una sola planta para facilitar el acceso de los usuarios de ancianos y niños.
Las nuevas instalaciones sanitarias contarían con tres consultas de medicina de familia, otras tantas de enfermería, así como una sala de emergencias polivalente y un área de rehabilitación con las que mejorar el servicio prestado actualmente a los pacientes en un pequeño consultorio médico.
El proyecto nació con un presupuesto de unos dos millones de euros y las obras empezaron en 2011 con un plazo de ejecución de diez meses. Sin embargo, las paralizaciones y los retrasos han sido una constante. De hecho, la asociación de vecinos del barrio ha reclamado en reiteradas ocasiones que se retomaran los trabajos, que han tenido idas y venidas.  

Nuevo hospital. La próxima rescisión del contrato con la constructora del centro de salud de Azucaica no es la única realizada por la Junta de Comunidades de Cospedal respecto a infraestructuras sanitarias iniciadas por el anterior Gobierno socialista.
El portavoz del Ejecutivo, Leandro Esteban, anunció el pasado 26 de enero la anulación del contrato con las empresas que desde 2007 levantaban el nuevo Complejo Hospitalario de Toledo en el Polígono por «incumplimiento» del mismo en varios puntos.
En cualquier caso, este hecho no supuso la paralización definitiva del edificio, ya que la Junta ha redefinido el proyecto para reiniciar su construcción en «términos de absoluta racionalidad». Seguro que los vecinos de Azucaica esperan que ocurra lo mismo con el centro de salud de su barrio, cuyas obras están al 60 por ciento.