Los concesionarios arrancan tras 60 días de parón

Redacción
-

Tras dos meses de inactividad y registrar el peor abril histórico, los concesionarios pueden abrir. La presidenta del colectivo es optimista pero no elude la realidad crítica del sector y la «tremenda incertidumbre» respecto a los ERTE y líneas ICO

Los concesionarios arrancan tras 60 días de parón

Todos los concesionarios y las ITV pueden abrir sus puertas desde ayer. Tras dos meses de inactividad y tras registrar el peor abril histórico, al reducir sus ventas en un 98 por ciento en Castilla-La Mancha, es decir, con 43 ventas de vehículos en todo el mes, cuando la cifra habitual es de unas 3.000, estos establecimientos encaran esta nueva etapa con «preocupación» y plantillas que no llegan «al 50 por ciento». Así lo indica la presidenta de la Federación Regional de Asociaciones de Empresarios de Automoción de Castilla-La Mancha, María Ángeles Martínez. «Soy optimista, pero la realidad es crítica».
Martínez recuerda que los talleres ya han hecho el rodaje porque siempre han estado abiertos, aunque a puerta cerrada durante los primeros compases de la pandemia para dar servicio a los vehículos de los servicios sanitarios, de las fuerzas de seguridad y de todo el personal de servicios de primera necesidad que han estado al pie del cañón.
Desde el 4 de mayo abren con cita previa y desde el 11 de mayo pueden abrir los concesionarios con exposiciones de menos de 400 metros, lo que supuso, reconoce Martínez, que muy pocos pudiesen abrir porque este tipo de establecimientos son más grandes.
Con el paso a fase 1, los concesionarios pueden abrir y tienen necesidad de reactivarse, toda vez que registraron el pasado abril el peor dato histórico, «de casi cero ventas», y que vaticinan para el conjunto de 2020 el peor año, incluso peor que en los años de la crisis de 2007, incide Martínez. De los más de 1,3 millones de vehículos matriculados se espera para este ejercicio unos 700.000, lamenta la presidenta de la organización sectorial.
«La semana pasada cerramos algunas operaciones, se matriculó alguna unidad, y eso me dio una sensación de optimismo, pero no podemos engañarnos, la situación es complicada», recalca.
Martínez detectó ayer un «cambio» con mayor circulación en las carreteras y algo de «alegría» en el Polígono industrial de Toledo, aunque recalcó que la sensación en estas semanas ha sido «desoladora».
Para reactivar la economía, la presidenta de la federación pide certidumbres a las administraciones, lamentando el «desconcierto»   al que se han enfrentado los empresarios. «Hemos oído una cosa un día y al día siguiente la contraria», censuró. «Esto genera dudas en la sociedad y entre el empresariado».
Martínez incidió en la «tremenda incertidumbre» respecto al funcionamiento de los ERTE, a los despidos, a los préstamos ICO y al cobro de las prestaciones de los salarios en los expedientes temporales de empleo.
Recalca que lo primero es garantizar la salud pero lanza a las administraciones un mensaje: «El empleo lo generan los empresas. Si no hay empresas, no hay economía. Sin salud no hay economía, pero sin economía tampoco».
Incide en que ningún empresario quiere despedir, al revés, recalca. «Lo que queremos es mantener el empleo total, pero no sabemos  cómo va a reaccionar el mercado y tenemos que ir con precaución en el ámbito empresarial», sostiene, incidiendo en la importancia de la flexibilidad en los ERTE para continuar adelante.