Dos bomberos y un guardia civil intoxicados en Guadamur

La tribuna
-
Dos bomberos y un guardia civil intoxicados en Guadamur

Aunque finalmente se quedó en un susto, los vecinos de la urbanización el Robledal vieron las llamas muy cerca de su viviendas. Una quema de restos de poda fue la causante del fuego

redacción / toledo
«Gracias a dios ha quedado en un susto y la extraordinaria coordinación y rápida intervención de todos los equipos que han venido ha permitido tener controlado el incendio en poco tiempo». La alcaldesa de Guadamur, Sagrario Gutiérrez, celebraba así, un par de horas después de que se hubiera extinguido el fuego, que el incendio que se registró accidentalmente ayer y que puso el tono amargo a la jornada festiva en  ‘El Terminillo’ hubiera quedado en un mal menor.
Al parecer, y aprovechando que ayer era el último día para poder realizar quemas de restos de poda, un vecino de la zona estaba realizando estas labores cuando se declaró el incendio. 
Una llamada al 112, entorno a las 13,15 horas, puso en marcha un operativo en el que intervinieron Guardia Civil, agentes forestales y bomberos del Consorcio auxiliados en el aire por dos helicópteros que tomaron el agua del pantano de Guajaraz.
«Ha sido una coordinación ejemplar», agradecía la alcaldesa que estuvo en primera línea siguiendo el transcurso de las labores de extinción.
Señalaba Sagrario Gutiérrez que lo que más asustó fue la cercanía de las llamas a las viviendas de la urbanización El Robledal, que, no obstante, contaron con labores de cortafuegos preventivos por parte de los equipos de extinción desplazados.
La sequedad del terreno y el tipo de vegetación afectada, tomillos y retamas, provocaron que las llamas se extendieran rápidamente y causaron una humareda que alertó a varios kilómetros. «Afortunadamente ha sido más escandoloso que dañino porque no se ha registrado una gran pérdida de vegetación y las viviendas no se han visto afectadas», celebraba Sagrario Gutiérrez.
Durante la intervención, que se extendió hasta las cinco y media de la tarde, dos bomberos del parque del Consorcio en Toledo y un guardia civil resultaron intoxicados por inhalación de humo y tuvieron que ser asistidos en el lugar por la UVI móvil desplazada. El médico les suministró oxígeno in situ y recomendó reposo domiciliario durante los próximos dos días.
Guadamur celebraba en el parque de El Prado el día de Castilla-La Mancha con una jornada festiva y de convivencia. En este lugar se concentraban alrededor de 600 personas dispuestas a degustar las paellas que se estaban preparando cuando fueron alertados del fuego. 
La alcaldesa acudió de inmediato al lugar de los hechos y cuando  se declaró extinguido el incendio regresó a disfrutar de la fiesta local   no si hacer un llamamiento a la  responsabilidad de todos para que desde la prevención se eviten sucesos como el de ayer.