La campaña más reñida llega a su fin

Agencias
-

Sánchez se muestra optimista y apela a los votantes indecisos. Casado abre la puerta a que Vox pueda entrar en el Ejecutivo. Rivera insiste en desalojar al PSOE del Gobierno. Iglesias pide llenar las urnas y Abascal carga contra los separatistas

La campaña más reñida llega a su fin - Foto: Ricardo Rubio Europa Press

Alea iacta est. Los partidos que mañana concurren a las elecciones generales más inciertas de la democracia reciente echaron anoche el cierre a una campaña electoral muy bronca y tensa, marcada por los debates televisados de esta semana y por una calculadora que echa humo, pues si hay algo que está claro es que, para que haya un Gobierno en España, serán necesarias las alianzas entre dos bloques que se han diferenciado considerablemente durante los últimos días. Y es que, según todos los sondeos, el triunfo no está claro. Ganar no será sinónimo de victoria hasta que no se cierre alguna coalición entre los partidos de izquierda o los de centroderecha.
Pedro Sánchez y Pablo Casado se erigen como líderes de ambos bandos. Y los dos tendrán que fomentar los diálogos para buscar socios que les permitan repetir en La Moncloa, en el caso del candidato socialista, o recuperar el poder perdido en la moción del pasado junio, en el del presidente del PP.
El alto número de indecisos reflejado en el último Barómetro del CIS preocupa al jefe de filas del PSOE, quien ayer se dirigió a quienes duden entre su partido, Podemos o Ciudadanos, instándoles a que se decanten por los socialistas, porque, agregó, enfrente, en el «bloque de la involución», los votantes no tienen dudas. 
La campaña más reñida llega a su finLa campaña más reñida llega a su fin - Foto: Manuel BruqueAl margen de ese llamamiento al «voto útil», Sánchez se mostró optimista de cara a la cita de mañana. «La cosa pinta bien», aseveró, tirando de su lema de fin de campaña, Estamos muy cerca, para apelar a la movilización, pidiendo a su electorado a que no se queden en casa. «Si no gobernamos, no ganamos», alertó.
Sin zanjar si pactará con Ciudadanos en caso de ser necesario, algo que ha eludido durante toda la campaña, jugando a la ambigüedad -en el último debate aseguró que «no está en mis planes», pero no lo descartó-, insistió en que quiere «un Ejecutivo del PSOE con independientes de prestigio y progresistas». Y, aunque no esconde su entendimiento con Podemos, lanzó un último mensaje a Albert Rivera, del que pidió que tenga, a partir del domingo, «una posición mucho más constructiva» para permitir la gobernabilidad tras el 28-A.
 


Más fotos:

La campaña más reñida llega a su fin
La campaña más reñida llega a su fin - Foto: David Zorrakino
La campaña más reñida llega a su fin
La campaña más reñida llega a su fin - Foto:
La campaña más reñida llega a su fin
La campaña más reñida llega a su fin - Foto: MARCELO DEL POZO