Élez reclama a la CHT que no trate al río como «una tubería»

Javier D. Bazaga
-

La consejera de Fomento se reúne con el presidente de la Confederación Hidrográfica del Tajo para trasladar las reivindicaciones de la región, como medir los datos reales del cauce

La consejera de Fomento de Castilla-La Mancha llevó este martes a la Confederación Hidrográfica del Tajo las reivindicaciones que se vienen realizando desde la comunidad en materia de agua desde hace tiempo. Agustina García Élez reclamó así al organismo de gestión de la cuenca que mire al Tajo con la consideración de río y no como «una tubería» que lleva agua al Levante o que sirva de desagüe del Jarama.
De esta forma, García Élez quiso agradecer la disposición del nuevo presidente, Antonio Yáñez, por establecer un diálogo con la Junta de Comunidades cuando con el anterior «no nos habíamos podido reunir», y el tono cordial del encuentro, aunque eso no significó que rebajara las exigencias al respecto. En este sentido, trasladó al presidente su intención de «seguir peleando» tanto en la CHT como el Ministerio por que se modifique el decreto 773 de las reglas de explotación del Trasvase Tajo Segura que han llevado al Tajo a ser «un río prácticamente muerto».
De este modo situó el problema por un lado en los pantanos de cabecera con el Trasvase y, por otro, en el Tajo Medio a su paso por Toledo y Talavera «donde nos encontramos con un problema de calidad del agua ante la gran contaminación y no solo de cantidad» con los que no se garantizan los caudales ecológicos que exige la directiva. «Será un memorando legal, pero es inmoral» sentenció.
Así, la Junta realizará una petición formal a la CHT para recabar de manera precias los datos que afloran las estaciones de aforo porque se ven distorsionados dependiendo del lugar en el que estén situadas. La consejera hizo hincapié en este asunto ya que será la Agencia del Agua la encargada de orientar sobre el lugar en el que «técnicamente» deberían estar esas estaciones de aforamiento para una lectura «real» de la situación de los caudales del río. «No es lo mismo ponerla en el medio del río en Talavera a su paso por el puente que ponerlo en un lateral, no son los mismos datos», ejemplificó, incidiendo en el criterio técnico para lograr el objetivo último que es tener «un río vivo».
García Élez puso también sobre la mesa de Yáñez la depuración de las aguas de la región para exigir que la CHT no se limite a multar a las comunidades incumplidoras, sino que «vayan un poco más allá» y consigan que el Jarama no vierta sus aguas contaminadas en el Tajo.
Según manifestó la consejera, desde la CHT se mostraron «muy prácticos» a la hora de atender las reivindicaciones «lógicas» de Castilla-La Mancha, pero escudándose en que para aplicar esas medidas necesitan un amparo legal que les de cobertura.