Toledo, Ciudad Real y Albacete, en fase 3

Javier D Bazaga
-

El Ministerio y la Junta acuerdan mantener las restricciones de movilidad hasta el 21 de junio que finalizará el estado de alarma. Solo se permitirá la comunciación entre Cuenca y Guadalajara

Albacete, Ciudad Real y Albacete, en fase 3


Las cinco provincias de Castilla-La Mancha estarán a partir de este lunes en la Fase III de la desescalada planeada por el Gobierno de la nación, aunque eso no implica que todas las provincias estén en las mismas condiciones, al menos en cuanto a la movilidad se refiere.
El departamento que dirige el ministro Salvaror Illa anunció este viernes el paso a la siguiente fase de las provincias de Toledo, Ciudad Real y Albacete, aunque confirmó que, de acuerdo con la Comunidad, la movilidad seguirá limitada al área provincial, por lo que los ciudadanos de la región no nos podremos mover de una provincia a otra salvo en el caso de Cuenca y Guadalajara, que ya permitían la movilidad entre ellas al estar desde la pasada semana en la última etapa de esta desescalada.
A preguntas de este diario, el ministro Illa confirmó esa limitación a partir del próximo lunes 15 de junio, aún cuando todas las provincias de la región estén en la Fase III. Illa reconoció la actitud «muy prudente» mantenida por la región en este proceso de desescalada, y apuntó a que esta decisión en la restricción de la movilidad fue acordada con la Junta de Comunidades, a excepción de Cuenca y Guadalajara, mientras que Toledo, Ciudad Real y Albacete «van a comportarse como una única unidad territorial» sin posibilidad de movilidad entre ellas.
No obstante, estas restricciones dejarán de estar en vigor ya el próximo domingo 21 de junio, ya que en la madrugada del 20 al 21 el estado de alarma decretado el pasado 15 de marzo y prorrogado hasta ahora, dejará de estar en vigor. Así, será el domingo 21 cuando los ciudadanos podremos movernos con libertad entre provincias y entre comunidades autónomas, siempre y cuando la evolución de la epidemia lo permita ya que el Ejecutivo se reserva la posibilidad de volver a aplicar este precepto de la Constitución. «Si hay que volverlo a usar se hará», dijo, en caso de que los datos de contagios vuelvan a indicar nuevos brotes o avances de la epidemia.
A vueltas con los fallecidos. El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Gobierno (CCAES), el doctor Fernando Simón, quiso despejar dudas sobre el conteo de los datos facilitados por la comunidad autónoma y su distorsión a la hora de aparecer reflejado en el balance del Ministerio. Castilla-La Mancha registró ayer por primera vez la cifra de 0 muertes a causa del coronavirus desde que se declaró en estado de alarma el pasado 15 de marzo. Una cifra esperada pero que deja aún sombras sobre el método de registro entre autonomías y Gobierno central, ya que solo el pasado jueves la Junta comunicó 6 fallecidos, y el Ministerio de Sanidad publicó 3 muertes en los últimos 7 días.
Simón explicó que «puede haber diferencias» en los tiempos de notificación de la región con los que recogen ellos por defunción, lo que podría provocar «retrasos» en las notificaciones. Simón alegó que no había revisado «personalmente» los datos de Castilla-La Mancha, pero sí que reconoció el «esfuerzo importante» que ha venido realizando en los últimos días para revisar la serie de fallecidos. «Esta mañana hemos recibido la serie muy completa y trabajada», pero apuntó a que aún puede arrojar cifras distintas. Sí que se comprometió a que «antes o después las cifras van a coincidir».
Durante su intervención, Illa aseguró que el Gobierno de España «lo ha dado todo» durante esta pandemia, «lo que tenía y lo que no tenía» matizó, para derrotar al virus. Simón observó cómo este proceso de desescalada ha aportado mucha información y un «debate muy interesante» para el Gobierno y las comunidades autónomas, en cuanto a la «discusión y percepción de los riesgos». Un «aprendizaje» con el que no dudó en señalar que el estado de alarma ha sido una herramienta muy útil y que «si hay que volverlo a usar se hará». En este punto volvió a dejar buena parte de la evolución de la pandemia en los «comportamientos individuales responsables» porque, como advirtió, «el virus sigue ahí» independientemente de la fase en la que nos encontremos.