El automóvil no levanta el vuelo

Carlos Cuesta (SPC)
-
El automóvil no levanta el vuelo - Foto: Stefan Warter

El sector cierra abril con 119.417 matriculaciones en España, impulsado por las flotas de las alquiladoras y las empresas, pero no logra remontar en las ventas de particulares, que acumulan ya siete meses en negativo

España presume en la actualidad de ser la octava potencia mundial en la fabricación de autómóviles, lo que le avala como un país que está a la vanguardia de este sector y que, de cara al futuro ante las nuevas motorizaciones híbridas y eléctricas, tiene mucho que decir.
Pese al buen posicionamiento internacional de esta industria, uno de los factores que más le ha perjudicado en los últimos tiempos es la incertidumbre y la falta de concreción política, después de que la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, declarara que el diésel tenía los días contados y que el Gobierno de Pedro Sánchez confirmara que para 2050 ningún vehículo que funcionara con combustibles derivados del petróleo podría circular en el país. Una situación similar se está viviendo ya en las calles del centro de Madrid, donde se ha limitado la actividad a modelos no contaminates, o en las Islas Baleares, que se ha prohibido los diésel a partir de 2025.
Ante este escenario, las matriculaciones de turismos y todoterrenos nuevos en España durante 2018 ascendieron a 1.321.438 unidades, un 7% más que un año antes, aunque registraron un retroceso en ventas en los últimos cuatro meses de 2018 según las patronales de fabricantes (Anfac), de concesionarios (Faconauto) y de Vendedores (Ganvam).
Asimismo, las matriculaciones de turismos y todoterrenos dieron un respiro a la industria durante el pasado mes de abril y se situaron en 119.417 unidades, lo que significó un incremento del 2,6% en comparación con el mismo mes del año anterior y representó el primer crecimiento después de siete meses continuados en negativo. 
Según las patronales de fabricantes, concesionarios  y vendedores, las entregas de automóviles en el mercado español en abril estuvieron impulsadas principalmente por el canal de compañías alquiladoras para mejorar su facturación en Semana Santa, lo que logró contrarrestar la enorme caída del 17,3% (45.053 unidades) contabilizada en las entregas a particulares.