«La seguridad ayudará a volver a las tiendas»

I.G.Villota
-

Con la primavera dada casi por perdida, los comerciantes de Santa Teresa piden mascarillas y test, concreción en el plan de reactivación anunciado por la alcaldesa, así como anular la ORA y la tasa de basuras

Santa Teresa es uno de los barrios más comerciales de la ciudad - Foto: Ví­ctor Ballesteros

Santa Teresa ha sido el barrio tradicionalmente comercial de Toledo. Cuna del comercio de cercanía. Allí se desplazaban los toledanos a comprar en las tiendas de deportes, de ropa o las zapaterías. Ahora esta zona de la ciudad, con una población envejecida, está sufriendo las consecuencias económicas de la crisis asociada a la emergencia sanitaria por el coronavirus con sus escaparates paralizados aún con la ropa de invierno. Han tenido que echar el cierre durante el estado de alarma, están muy preocupados por el futuro dando casi por perdida la primavera. Así lo recalca el presidente de la Asociación de Comerciantes Carlos Molina, con un centenar de asociados en un barrio con unos 300 establecimientos de diversa índole. Desde hoy, podrán abrir los comercios de menos de 400 metros cuadrados de superficie, pero siempre con cita previa.
Lleva poco más de un año en el cargo y asegura que su mayor preocupación en estos días es ver por el barrio caras conocidas y saber por vía telemática de sus colegas. «En general estamos bien de salud, aunque hemos tenido algunas pérdidas familiares. Estamos preocupados como todos», confiesa.
Teletrabaja, como todo el que puede hacerlo, y pasa por la oficina una vez a la semana: los miércoles. Recibe llamadas de sus asociados con dudas y se ha puesto en contacto con el Gabinete de Alcaldía para reclamar información, que les incluyan en las mesas de trabajo sobre medidas para la desescalada y para ofrecerse a echar una mano si es necesario.
Carlos Molina, presidente de la Asociación de Comerciantes del barrio.Carlos Molina, presidente de la Asociación de Comerciantes del barrio. - Foto: David PérezEchar una mano que también necesitan de la administración, recalca, en referencia al plan de reactivación económica anunciado el viernes 17 de abril. «Se han anunciado 100 medidas, queremos que nos digan una, pero clara», subraya, invitando a una mayor concreción del Gobierno local.
Desde la asociación tienen claro que la prioridad sigue siendo sanitaria y piden al Ayuntamiento que canalice la llegada de mascarillas y otros artículos de protección a los comercios de cercanía. «Yo estoy teniendo problemas para conseguir mascarillas y guantes», confiesa Molina, quien cree que la administración local podría colaborar con la Junta en la entrega anunciada para los hogares de la región.
«Lo primero es que nos hagan test y que la gente sepa que estamos bien y no vamos a contagiar. La seguridad ayudará a volver a las tiendas», sentencia el presidente del colectivo, quien entiende que los ciudadanos valoran el riesgo y si les compensa salir de casa. «Con garantías será más fácil que lo hagan».
«seguimos aquí». Por ahora, los integrantes de la asociación grabaron un vídeo de ánimo con la canción ‘Resistiré’, se están moviendo en las redes sociales y en la página web oficial para promover la compra online, aunque la actividad está siendo baja, reconoce. «Queremos seguir teniendo visibilidad. Nosotros no hemos desaparecido. Hemos estado y vamos a estar. Queremos contar con el apoyo de la ciudadanía».
En materia económica y fiscal, la asociación considera que el Ayuntamiento debe rebajar la presión sobre los autónomos y las pequeñas empresas. Proponen anular la ORA -estacionamiento regulado- y algunas tasas como la de basuras, al menos durante 2020 en el primer caso y en el tiempo que han estado cerrados por obligación en el segundo, así como una revisión en profundidad de impuestos precios públicos. «Yo no voy a cobrar a mis clientes los meses que no he podido abrir», enfatiza.
zona de ocio. Capítulo aparte es el de los bares, en uno de los barrios hosteleros y de ocio por excelencia de la ciudad. Desde la asociación piden ayuda para ellos y recalcan que al estar integrados en la asociación provincial de turismo estarán canalizando sus propuestas a través de la misma. «Va a ser un palo y hay que ayudar, las administraciones tienen que ayudar, y escucharnos. Tener en cuenta nuestras aportaciones», recalca.