"Está demostrado que el IMV reduce la pobreza infantil"

S.L.H
-

Padilla (PSOE): «Está demostrado que el IMV reduce la pobreza extrema, especialmente la infantil»

"Está demostrado que el IMV reduce la pobreza infantil" - Foto: Pablo Lorente

El Congreso de los Diputados aprobó este miércoles el Ingreso Mínimo Vital (IMV) con 297 votos favorables provenientes de todas las formaciones excepto los 52 de Vox, que se abstuvieron. 
En palabras de la diputada nacional del PSOE Esther Padilla «terminamos una semana histórica en España, pues el Ingreso Mínimo Vital  es una medida histórica como necesaria», dijo en rueda de prensa. A su juicio, se trata de «un nuevo derecho social que viene de la mano del PSOE para luchar contra la pobreza y la exclusión social, especialmente la infantil». Y es que, como recordó, este objetivo está demostrado ya en aquellos países europeos que lo han implantado. 
Se trata, añadió Padilla, de una prestación no contributiva que tiene dos vertientes: luchar contra la pobreza y hacer palanca de transición desde ella al mercado laboral. Además, prosiguió, «mejorará la perspectivas educativas de los niños», recordando que el 30% de los niños españoles viven en situación de pobreza y exclusión social. «Está demostrado que en los países europeos que han aplicado este tipo de rentas han conseguido combatir la pobreza extrema y reducido sus niveles», subrayó la diputada nacional socialista.
Es por ello que «nos sentimos orgullosos como socialistas, pues este país avanza en lo social y gana en dignidad, justicia e igualdad». 


A PARTIR DEL 15 DE JUNIO. El Ingreso Mínimo Vital, recordó Padilla, se podrá solicitar a partir del próximo lunes, 15 junio, y hasta el 30 de septiembre, pero recalcó que el Gobierno lo abonará con carácter retroactivo desde el 1 de enero de este año. «El Gobierno tiene muy en cuenta la situación actual y es que esta medida se aprueba de manera permanente. Quiere decir que aunque la crisis del Covid ha acelerado su implantación, no es una medida solo para paliar sus efectos, sino para luchar contra un déficit estructural que tenía España». Añadió que la pobreza aflora más en momentos de crisis pero cuando hay bonanza no desaparece, por lo que el Gobierno tenía claro que había que aprobarla de manera permanente y no condenar a los niños que viven en familias pobres a serlo toda su vida».