Siete de cada 10 autónomos ven negativo el alza del SMI

Benjamín López (SPC)
-

Solo el 10% de los emprendedores prevé contratar en 2020 y la mitad asegura que su negocio va peor que en años anteriores

El presidente de ATA pide al Gobierno que escuche mucho a los patronos que pagan nóminas antes de tomar decisiones - Foto: Jaime Martinez

Los autónomos españoles se muestran pesimistas sobre la situación de la economía nacional y la evolución que tendrá durante 2020, según informó ayer la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos-ATA. Así, el 69,1% de los encuestados cree que una nueva subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) perjudicará a su negocio; el 85% considera que este año 2020 seguirá la tendencia de la desaceleración económica y solo uno de cada 10 piensa contratar a alguien en los próximos 12 meses.
El presidente de ATA, Lorenzo Amor, sostuvo que los emprendedores ven con «temor» el nuevo año, perciben la desaceleración en la economía y en el empleo y «sus expectativas laborales son muy pesimistas». Así, siete de cada 10 declaran que la subida del SMI afectará de manera negativa su negocio. En concreto, el 22,3% afirma que les afectará «bastante», casi el 32% piensa que «mucho» y el 15% que «algo». Solo 17 de cada 100 entiende que no tendrá ninguna consecuencia para su negocio.
A juicio de Amor, la subida «abrupta» del SMI trae consecuencias negativas para los empresarios, pero también para las familias y los trabajadores. A modo de ejemplo, subrayó que muchos empleados del hogar se podrían ir al paro o a la economía sumergida ya que, «si mañana subimos el SMI a 1.200 euros, que son 1.400 euros al mes con el coste que tiene de Seguridad Social, en el régimen de hogar serían 1.700 euros, ¿qué familia trabajadora puede mantener ocho horas a alguien en su casa?» Por eso, dijo, desde ATA le piden al nuevo Gobierno «que escuche mucho al que tiene que pagar la nómina» antes de tomar ese tipo de decisiones.
Respecto a la creación de empleo, solo uno de cada 10 trabajadores por cuenta propia piensa contratar a alguien durante los próximos 12 meses. Se trata de una cifra que está «en mínimos frente a otros años», ya que hasta ahora «entre el 28% y el 33% de los encuestados decían siempre que sí esperaban aumentar plantilla». 
Además, el 48% manifiestó que prevé que va a prescindir de algún empleado en los próximos meses y hay un 19% que no sabe si lo hará. Solo el 33% está convencido de que no tendrá que despedir a nadie.
Otro de los problemas recurrentes es el de la morosidad. En 2019 no fue menos. Cuatro de cada 10 empresas tardó más de 60 días en cobrar algunas de su facturas.