Reparto tardío para evitar el calor adelantado

J. Monroy
-

El calor de estos días hizo mella en el horario del reparto del jueves, que se retrasó, pero no en la necesidad de los cientos de personas que se volvieron a congregar por ropa y comida

Reparto tardío para evitar el calor adelantado - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

Suelen algunos beneficiarios de Cipriano González acudir al reparto con un par de día de antelación. Duermen incluso en el coche, para pedir la vez y salir pronto. El reparto de este jueves, explica el ‘Amigo de los Pobres’, no ha sido una excepción. Todo ello, a pesar del calor que ha hecho estos últimos días y que ha obligado a la ONG de Cipriano, el ‘Socorro de los Pobres de Toledo’, a retrasar su reparto, que habitualmente suele ser a las cinco de la tarde, hasta las seis y media, para evitar así que se estropearan la leche y los dulces.
El calor, por lo tanto, hizo mella en la hora, pero no el la necesidad. Cientos de personas volvieron a reunirse un jueves más para recoger ropa, galletas, jamón cocido, leche y «cantidad de dulces». El ‘Socorro de los Pobres’ tenía preparadas más de cuatro mil bolsas de alimentos para los más necesitados. Todo ello ha sido posible, apuntó Cipriano González, gracias a patrocinadores como De la Viuda, el Colegio Oficial de Médicos o Tello.
Pero también se acordó el ‘Amigo de los Pobres’ de todo su equipo de voluntarios, más de cincuenta personas, que hacen una labor fundamental, «lo preparan todo», de una forma desinteresada. Además, se trata de personas de todas las edades, porque también hay voluntarios a veces, incluso de los colegios, que ayudan a sacar la leche, «ayudan de todo».
Último reparto. Como viene siendo habitual, el ‘Socorro de los Pobres de Toledo’ suspende sus repartos mensuales con la llegada del verano. Pero eso no quiere decir que deje de ayudar a los más necesitados con ropa o comida.
El problema, apunta Cipriano González, es que «con el calor ya no puede ser». En su local hace mucho calor por las tardes. De forma que adiós a los repartos. Los voluntarios acudirán al espacio de la bajada de San Martín por las mañanas, y allí harán el reparto, de forma ya más individualizada, a las personas que acudan. Se atenderá a todo el mundo hasta las doce o la una, «porque por la tarde ya es imposible estar allí».
Cipriano González volvió a denunciar toda la pobreza que hay en Toledo y la provincia, y quiso expresar su agradecimiento a todos aquellos que hacen posible el reparto y aliviar, en parte, las necesidades.