Unos 300 hosteleros cierran para denunciar su mala situación

Lola Morán Fdez.
-

Los organizadores de la movilización apuntaron que tan solo entre el 10 y el 20% de los aproximadamente 400 locales que hay en la ciudad abrieron ayer al público

Unos 300 hosteleros cierran para denunciar su mala situación - Foto: Manu_Reino

Cerca de 300 hosteleros echaron ayer el cierre para visibilizar la crítica situación que atraviesa el sector a raíz de las restricciones impuestas para evitar la expansión del coronavirus. Con este fin, se organizó de la mano de un grupo de hosteleros de la ciudad un cierre de 24 horas al que, según los organizadores, se sumaron alrededor de 300 establecimientos de Talavera. Así, señalaron a La Tribuna que tan solo abrieron ayer al público entre el 10 y el 20% de los 400 locales de hostelería que hay en la ciudad.
Fueron sin embargo algo más de 300 los que participaron en la marcha que se organizó complementaria a este cierre de negocios, ya que se sumaron también trabajadores de este sector que da de comer a unas 3.000 familias en la ciudad. A ellas se suman los empleos indirectos que crea la hostelería, en los que buena parte de sus ingresos dependen del funcionamiento de bares, restaurantes y locales de ocio nocturno.
Así lo destacó a los periodistas Domingo Martín, uno de los hosteleros que ha promovido esta iniciativa, con la que quieren denunciar que se sienten «criminalizados sin saber por qué», ya que en sus negocios cuentan «con todas las medidas de seguridad al día».
Este profesional manifestó que «cada día» les imponen «normas nuevas» y a la restricción horaria que se estableció en un primer momento se han ido añadiendo nuevas medidas que han ido limitando cada vez más la actividad. Si ya el cierre a la una de la madrugada afectó a muchos locales, el actual, fijado en las once de la noche restringe aún más las posibilidades del sector, que ha vivido ya cierres de locales y se teme que «va a haber más». «Esto viene para no irse en dos días», subrayó Martín, señalando además al hecho de que la esperada campaña navideña, una de las importantes para el sector, este año la ven «pasándola en casa».
Una situación que lamentó, más aún «cuando se está demostrando que nosotros estamos haciendo las cosas bien». Apuntó sin embargo a «la insolidaridad de mucha gente» que, tras el cierre de los locales, «hacen botellón y quedadas en casa, en parcelas, fiestas privadas, fiestas familiares» y recordó en este sentido que desde las autoridades sanitarias se está apuntando a este tipo de encuentros el origen de la mayoría de contagios. Además, quiso subrayar que desde que se procedió al cierre de locales de ocio nocturno los casos se han multiplicado. «De todos los sectores, el único que se siente más criminalizado es el de la hostelería, con todo lo que conlleva», subrayó Martín, recordando que no son solo «bares, restaurantes y discotecas», sino que son otros muchos los sectores «que también subsisten gracias a la hostelería».
Este representante de los hosteleros quiso recalcar que si bien son «solidarios con lo que está ocurriendo» y son conscientes de que «hay que convivir» con el Covid-19, «hay formas de aportar» y desde el sector consideran que pueden «ser parte de la solución». Al respecto, explicó que, con las medidas de seguridad que tienen en sus locales, «no hacemos que la gente se congregue en sus fiestas particulares o en botellones».
Martín especificó que esta iniciativa de ayer pretendía «de una forma unida levantar la voz para decir que no estamos de acuerdo con las medidas que están tomando». Así, especificó que no se dirigía en contra de ninguna administración en concreto, sino que «cada uno tendrá la culpa que tenga que tener» ya que la medidas se hacen de forma «escalonada» y «cada uno va teniendo su responsabilidad».
«Nadie nos ha dicho por qué toman las medidas restrictivas como las están tomando con nosotros, si somos la parte importante de la pieza del contagio cuando se ha demostrado que no», recalcó Martín, apuntando a las estadísticas para reiterar que en los locales del sector «ha habido un porcentaje mínimo de contagios».
Por todo, la movilización de ayer quería lanzar un mensaje de «basta ya» porque el sector «bastante tiene con sufrir la situación que está atravesando desde hace tiempo» y «defender a viva voz» sus derechos. Algo que, dijo, hicieron «respetando todas las medidas y dando un ejemplo de cómo se tienen que hacer las cosas».
La marcha, que partió en torno a las once de la mañana desde la plaza de la Comarca del parque de la Alameda, recorrió las calles Carnicerías, Arco de San Pedro y Teatro hasta recalar en la plaza Padre Juan de Mariana y culminar en la plaza del Pan. Allí llegaron en grupos, guardando las correspondientes distancias y con mascarillas, como también con estas normas se fueron colocando los participantes en la plaza del Pan.
Una vez listos y tras el reparto de globos de color rosa, coincidiendo precisamente con el Día Mundial contra el cáncer de mama, los participantes en esta marcha protagonizaron una sentada. A ella se sumaron concejales del equipo de Gobierno, como es el caso de los responsables de las áreas de Artesanía, Comercio y Turismo, María Jesús Pérez;de Festejos, Juventud, Infancia y Nuevas Tecnologías, Daniel Tito;y de Promoción de Talavera Ferial y coordinación de las EATIMs, Roberto Gallegos;y hubo también representación del Grupo Municipal del PP.
Tras guardar cinco minutos de silencio mientras agitaban los globos al aire, los hosteleros arrancaron en aplausos dedicados al sector y Martín, en nombre de los organizadores, se dirigió a los participantes para agradecerles sumarse a esta acción reivindicativa, destacando la unión de los hosteleros en estos complicados momentos.