El 45,13% de la población de Toledo seguirá 'atada' al reloj

Redacción
-

Las medidas de flexibilización para salir a pasear o a hacer deporte se van a extender por la práctica totalidad de la provincia de Toledo, sin embargo solo el 54,87% de los habitantes no necesitan reloj

El 45,13% de la población de Toledo seguirá ‘atada’ al reloj

Primero fueron 176 localidades  toledanas las aventajadas en las medidas de relajación en cuanto a las franjas horarias para realizar determinadas actividades y ahora se sumarán otras 16 después de que el domingo, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, comunicara que se eliminan dichas franjas horarias en los núcleos de población de hasta 10.000 habitantes.
De este modo, la práctica totalidad de la provincia se encontrará -en este arranque de la Fase 1- en unas condiciones de movilidad más flexibles puesto que  los habitantes de 192 municipios toledanos  podrán salir de sus viviendas para pasear o hacer deporte en cualquier momento del día, eso sí, entre las 6 de la mañana y las 11 de la noche.
Los únicos municipios que aún tienen que respetar las franjas horarias establecidas son, además de  Toledo y Talavera de la Reina, Illescas, Seseña, Torrijos, Ocaña, Fuensalida, Yuncos, Sonseca, Quintanar, Madridejos y Bargas. 
 Ahora bien, y según las cifras oficiales de población que ofrece la revisión del último padron municipal a 1 de enero de 2019,  aunque  son el 94,12% de los municipios los que pueden salir de casa con más libertad, estos solo representan el 54,87% de los habitantes en la provincia. 
Y es que el 45,13% de la población de Toledo se concentra en doce municipios reuniéndo la capital (83.417) y Talavera (84.873) al 24,22% de los habitantes de la provincia, a los que si se suman el 7,88% que representan Illescas (28.894) y Seseña (25.835), suponen casi un tercio de la población toledana (32,1%) concentrada en solo 4 de las 204 localidades toledanas.
Los municipios que ayer celebraban la nueva cuota de libertad de movimiento anunciada por el presidente del Gobierno fueron Añover de Tajo, Argés, Casarrubios del Monte, Corral de Almaguer, Esquivias, Méntrida, Olías del Rey, La Puebla de Almoradiel, La Puebla de Montalbán, Ugena, Los Yébenes, Yeles y Yepes. 
A ellos, y por un margen escaso, se añaden Villacañas (9.548 habitantes), Mora  (9.718 habitantes) y el paradójico Consuegra que por solo dos habitantes ha pasado la línea roja ya que tiene 9.998 vecinos.
Ahora bien, desde el Ayuntamiento consaburense que dirige el ‘pouplar’ José Manuel Quijorna, se informaba ayer que dicha medida de relajación no se aplicaría en su término municipal hasta que «no se publique en el BOE» de modo que los vecinos de la localidad han de seguir respetando «las franjas horarias en la práctica de actividades al aire libre (paseo y deporte), como lo venía haciendo durante la fase 0».
Esta medida de relajación a los municipios menores de 10.000 habitantes radica, según explicaba el domingo el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, en que «la mayor parte» de los municipios con menos de 10.000 habitantes se encuentra en una «situación muy favorable» y han sido, en general, «menos afectados por la epidemia que las grandes ciudades, donde las condiciones y los riesgos de transmisión son diferentes».
Ahora bien, adivirtió que las comunidades autónomas deberán estar alerta para en el caso de que se detecte algún nuevo brote en estas localidades tomen las medidas  correspondientes.