Un adiós imperfecto para Butra

J. M. Loeches
-
Un adiós imperfecto para Butra

El mediocentro podrá despedirse en el Salto del Caballo y ante su CD Toledo, que le hizo «sentirse futbolista», aunque lamenta que sea también el adiós del Mora a la categoría

El destino ha querido que Roberto García Trigo ‘Butra’ deje de calzarse la botas de tacos en el Salto del Caballo. Ese estadio que le dio muchas alegría, y también sinsabores, aunque le permitió sentirse futbolista y «vivir los mejores momentos del fútbol». Pero será un adiós imperfecto porque el Mora CF, que también se ha ganado un hueco en su corazón tras seis temporadas, se despedirá de la categoría ante el CD Toledo.
«Cuando salió el calendario pensé que todo había salido redondo, pero podían pasar muchas cosas y la verdad es que el escenario perfecto hubiera sido con el Mora salvado; estos momentos no se pueden elegir», asegura el mediocentro, que se espera un buen recibimiento por parte de la afición verde: «Sé que la gente me quiere porque siempre me ha mostrado su cariño». Su idea es jugar a pesar de que sufre una contractura muscular, y quiere «disfrutar lo máximo posible» y ser ovacionado cuando el entrenador le cambie.
Butra militó ocho temporadas en el conjunto capitalino (2001/02, 2005/06, 2006/07, 2008/09, 2009/10, 2010/11, 2011/12 y 2012/13) y, sin duda, se queda como mejor momento con el ascenso de 2009 ante el San Roque de Lepe. «Llevábamos tres años intentándolo y suponía devolver al CD Toledo a la categoría que merecía», explica.
Por el contrario, las experiencias más duras como futbolista verde fueron los dos descensos a Tercera, especialmente el de la temporada 2009/10, tras disputar la promoción de permanencia ante el Roquetas. «Nos faltaba un punto para salvarnos y estábamos negociando las primas por meternos en Copa del Rey», confiesa.
Por lo demás, en cuanto a la mala campaña del Mora CF, el mediocentro tiene claro que «han sido muchas cosas», no sólo algo de las últimas jornadas. Cree que influyeron los cambios de entrenador y cosas internas. Reconoce que dentro pensaban que eran «una plantilla más competitiva» y después de no demostrarse, razona que «quizás es que no seríamos tan buenos».
Desde su punto de vista, el cuadro moracho «debe ser un club para luchar por salvarse porque estar arriba no era una realidad». Piensa que el curso anterior «se acertó en todo», pero este año las expectativas debieron ser más bajas. De ahí que después de «una primera vuelta aceptable» la dinámica de la segunda fuera «muy mala», una situación que «acabó afectando a las cabezas de un vestuario joven que también ha sufrido lesiones importantes».
Pero el descenso ya está asumido y tanto el Mora CF como Butra quieren bajar la persiana de Tercera con un buen partido en el Salto del Caballo. Que ninguno de los dos equipos se juegue nada va en beneficio del centrocampista, que en Toledo siempre fue un icono y para muchos hasta una religión.