«Si hay repunte se consideraría la apertura del hospital»

I.G.Villota
-

Entrevista a Natividad Laín, presidenta del Colegio de Médicos de Toledo

«Si hay repunte se consideraría la apertura del hospital» - Foto: Yolanda Lancha

¿Cómo han sido estos meses de pandemia? La sensación fundamental ha sido de sufrimiento porque hemos trabajado con mucho margen de incertidumbre, algo a lo que no estábamos acostumbrados, con una enfermedad absolutamente desconocida y que se comportaba de forma muy diferente a lo que se había publicado en China. En nuestras carnes fue diferente. Ha requerido un esfuerzo científico e intelectual muy importante y mucho estrés. Hemos tenido que aprender día a día y modificar nuestra actuación médica casi hora a hora. Modificábamos los protocolos de acuerdo con lo que nos encontrábamos a pie de cama del paciente.

¿Cuándo os percatáis de las dimensiones de la crisis?
A partir de la segunda semana de declararse el estado de alarma nos dimos cuenta de que nos enfrentábamos a algo absolutamente masivo y absolutamente trágico. Nuestros pacientes evolucionaban mal, no como esperábamos, y además lo estaban haciendo en una situación dramática desde el punto de vista humano porque estaban solos. Hay enfermos que han pasado solos su agonía.

Con el sufrimiento de las familias.
Lo vivíamos al otro lado del teléfono. Hemos sido conscientes de la situación absolutamente desgarradora. No hemos podido transmitir el consuelo que solemos transmitir porque estamos acostumbrados a dar malas noticias y nos hemos formado para ello.

Asusta el número de contagios de sanitarios.
Lo hemos vivido en nuestras carnes y ha sido una cifra muy alta. Muchos compañeros, ya llevamos cuatro médicos en Toledo, se han quedado por el camino en el ejercicio de su profesión. Ver a un compañero que está infectado y que está yendo mal por hacer su trabajo es muy duro.
Hemos vivido el miedo de los médicos y del resto de profesionales a la enfermedad y a volver a sus casas, no por contagiarnos nosotros mismos, que también porque somos humanos, sino por contagiar a nuestras familias.
Ha sido una segunda mitad de marzo y un mes de abril muy duros. Nos hemos tenido que readaptar constantemente a la forma de trabajar para dar cobertura a los pacientes.

Al inicio de la pandemia hubo donaciones de un material que no os suministraban las administraciones.
Estamos agradecidos porque en esos momentos que no teníamos material sus donaciones nos han salvado a muchos la vida. Al principio nos hacía mucha falta. Si tenemos tanto porcentaje de compañeros afectados, y de personal sanitario en general, ha sido porque estamos más expuestos y porque las medidas de protección no han sido todo lo buenas que deberían haber sido.

¿Ha habido situaciones de colapso en Urgencias en Toledo?
Colapso como tal no, pero tuvimos hacinamiento en los primeros días. El hospital se readaptó por completo para Covid en muy pocos días gracias al esfuerzo bestial de todos los servicios. El servicio de Urgencias se expandió por todas partes. Pero no nos daba tiempo a expandirnos cuando ya nos quedábamos pequeños por lo que los enfermos se iban hacinando en el servicio de Urgencias. Ocupamos todo, pero cuando usábamos una sala necesitábamos otra.
Al principio la demanda era muy creciente y cuando se estabilizó ya pudimos controlar los espacios y mantener la distancia de seguridad entre los pacientes. Fue tal la demanda que veíamos que no solo no nos podíamos proteger nosotros sino también a los pacientes.  

¿En las UCI ha habido camas libres?
No ha habido camas libres. En mi hospital se llenó, no sé decir exactamente en qué momento, y desde que se llenó se daba un alta para meter a otro paciente. Había lista de espera para meter a los pacientes en la UVI.  Ha estado llena y se han habilitado otras áreas y en eso se ha sido también bastante ágil, pero las necesidades en muchos momentos superaron a los medios que teníamos.

¿Os habéis sentido protegidos?
Había material pero no nos llegaba para pasar todo el día. Hay que pensar que no solo lo necesita el médico, también el enfermero, el auxiliar y el celador, y además no se atiende al paciente en un solo momento. Los enfermos no se volatilizan sino que les vemos varias veces. Yo no me pongo el EPI, atiendo al paciente y ya está, porque si tengo que volver a atender al enfermo me tengo que volver a poner un equipo de protección. Si un día vienen 200 enfermos no necesitas 200 EPI, necesitas muchos más.

¿En qué situación está actualmente el hospital?
Estable. Seguimos teniendo Covid pero en estos momentos se asimila como una patología más, con mucha cautela en lo que estoy diciendo porque puede haber un pico que esperemos no sea como al principio.  Hemos establecido dos circuitos, de limpio y sucio, y en las plantas igual.  Nuestro servicio de urgencias está ahora al nivel que pudiera estar en mayo del año pasado, 10 por ciento arriba o 10 por ciento abajo.

¿Es soportable un rebrote?
Estamos agotados porque han sido tres meses de un nivel de trabajo altísimo con un nivel de estrés elevadísimo. Necesitamos recambio y rehacernos. Cuando hay un terremoto y la casa se queda tiritando como haya un segundo terremoto se cae. Hemos sobrevivido y lo hemos afrontado pero a un coste personal importante.

Ha habido muchas bajas de médicos por contagios, ¿cómo se ha afrontado?
Yo no me he infectado y en mi servicios han sido pocos, pero hemos tenido que suplir a compañeros que sí han tenido que sufrir la baja. Médicos hay los que hay. Quizá otras profesiones hay recambio, pero aunque se quieran contratar médicos no es una profesión que tengas todos los que quieras, de la especialidad que quieras y cuando quieras. Los que estamos tenemos que cubrir las necesidades.

¿Las contrataciones que se han hecho son suficientes? ¿Se están manteniendo?
En Castilla-La Mancha se ha contratado a profesiones de enfermería, auxiliares, etcétera, pero médicos no hay tantos para contratar. Nos hemos tenido que manejar más o menos con lo que teníamos.
¿Dónde contratas más intensivistas? Para ser médico intensivista necesitas 12 años de formación contando con el año del MIR. No puedes obtener intensivistas en meses, es la promoción que acabe y se contrata. Prácticamente todos los residentes de último año han empezado a trabajar como adjuntos de facto para ayudar.
También hemos recibido la ayuda de compañeros de otras especialidades que no estaban en primera línea. Por ejemplo los servicios quirúrgicos, como han eliminado la actividad programada, han ayudado a los servicios médicos. Todos han estado luchando contra el Covid. Los cirujanos de guardia estaban haciendo las intervenciones urgentes y los de programada se han puesto a ayudar donde estaban los pacientes con Covid.
Otros profesionales que tenían menos actividad en su campo nos han ayudado y gracias a eso hemos salido. Todas las manos eran pocas y toda la profesión ha arrimado el hombro.

¿Se han sentido valorados?
Por la población en general no había más que ver los aplausos. Me abrumaba porque me preguntaba si nos merecíamos tanto por hacer nuestro trabajo. Me he sentido arropada. Nos han llevado fruta, tartas, asociaciones de vecinos nos han hecho pantallas, batas, gorros, que era lo único que teníamos hasta que llegó el material. Era eso o nada y nos hemos sentido respaldados por la sociedad.

¿Cómo está la Atención Primaria?
Han hecho un esfuerzo importantísimo durante la pandemia al hacer el seguimiento de los pacientes y la primera consulta, por norma, telefónica. Ahora creo que necesitamos mayor actividad presencial.
El seguimiento telefónico creo que ha llegado para quedarse en el área médica, pero no exclusivo. Los médicos necesitamos ver a nuestros pacientes, ver el color, tocarles, la exploración física. Entiendo que hay que establecer circuitos y las medidas de seguridad básicas en las consultas, tanto en atención primaria como en especializada.

Ha habido muchas muertes por otras patologías, ¿son asumibles las listas de espera?
Durante las primeras semanas de confinamiento hemos visto patologías urgentes que venían sobrepasadas en el tiempo porque los pacientes no se atrevían a venir al hospital por miedo al contagio de Covid. He visto hernias incarceradas pasadas, apendicitis pasadas, infartos pasados...
Respecto a las listas de espera, llevamos tres semanas con actividad quirúrgica prácticamente completa. Se fue iniciando poco a poco con el fin de sacar la patología más grave y me refiero a tumores. Se está intentando agilizar lo que no puede esperar más. Sobre el resto de patologías sospechamos que nos va a venir una avalancha grandísima porque se está retomando pero más poco a poco. Vamos a tener bastante demanda y mucho va a revertir en los servicios de urgencias. Si llevas mucho tiempo esperando la consulta la gente acaba acudiendo a los servicios de urgencias.
Las autoridades sanitarias están intentando integrar la consulta telefónica sobre todo para no demorar las revisiones, pero el resto va a ser un problema importante.

¿Habría que reforzar el servicio de Urgencias?
Lo que ha pasado nos demuestra que las carencias en el sistema sanitario son evidentes en general. El presidente del Gobierno ha dicho muchas veces que tenemos uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo y yo he puntualizado muchas veces que tenemos de los mejores profesionales sanitarios del mundo pero nuestro sistema tiene muchos déficit que se han puesto ahora de manifiesto.
No tenemos capacidad de respuesta tan rápida como nos gustaría porque tenemos déficit estructurales que arrastramos desde hace mucho tiempo. Hay déficit de equipamiento y de personal, sobre todo en algunas áreas. Igual que hay tanques y aviones de guerra por si acaso tiene que haber recursos sanitarios por si se necesitan. Llevamos muchos años en los que los recursos sanitarios no cubren ni las necesidades reales que tenemos. Cuando surge una necesidad nueva y un problema de esta magnitud nos pasa por encima. Hay que tener reservas suficientes no solo para responder a una pandemia como esta sino a otras cosas más frecuentes y esperables.

¿Qué es lo más urgente?
Desde el punto de visa humano los profesionales médicos, y el resto también, necesitamos descanso físico y mental. Hemos pasado unos niveles de esfuerzo muy importantes y eso está pasando factura.
En materia de infraestructuras, si en Toledo se ha hecho un hospital nuevo es evidente que el que tenemos no es suficiente, no cubre las demandas, y es viejo. Ahora con lo que ha pasado mucho más.

¿Se tenía que haber abierto el nuevo hospital de Toledo?
Si el hospital hubiera hecho falta se tendría que haber abierto. Nos hemos arreglado y a toro pasado vemos que nos hemos podido arreglar sin su apertura. Pero nosotros hablamos con nuestro gerente que si hacía falta no habría más remedio que abrirlo. Mi opinión personal es que hubiese sido poco razonable abrir un espacio como Ifema en Toledo teniendo un hospital por estrenar.
Afortunadamente hemos logrado salvar el periodo crítico sin abrir el hospital precipitadamente. Lo abriremos con más calma y como estaba previsto pero lo que está claro es que hace falta. Si hay un repunte habrá que considerar acelerar la apertura.
El gerente del hospital ‘Virgen de la Salud’ no se negó a la apertura. Se llegó a contener y estabilizar la demanda pero si hubiera sido tan creciente la posibilidad habría que haberla barajado.

¿Y ahora cuándo?
No lo sabemos. Tiene su lógica pensar que va a ser más difícil conseguir los equipamientos que faltan, que son muy específicos, altamente especializados y que tienen que tener unas condiciones óptimas ya que vamos a abrir un hospital nuevo y bueno y no arreglarnos con cualquier cosa. No es descabellado creer lo que han comentado las autoridades, que hay escasez de material de ese nivel y lo que hay es muy caro y no de la calidad que queremos.

¿Qué sensaciones les produce ver las terrazas llenas?
Nosotros insistimos en que lo fundamental es evitar el contagio persona a persona y eso se hace manteniendo la distancia de seguridad, con el buen uno de las mascarillas y evitando las concentraciones humanas.
Queremos lanzar a la población un mensaje de gratitud por el apoyo recibido y decirles que estamos con ellos. Les pedimos que se cuiden, que hagan caso de nuestras indicaciones porque no queremos que se vuelva a vivir el drama vivido en estos meses. Sabemos como evitarlo, hagámoslo.