Comienzan este sábado las fiestas en honor a San Cristóbal

Mario G. Gutiérrez
-

Un año más y como cada año desde que se fundase la Hermandad de San Cristóbal en la ciudad, los vehículos acompañarán al santo por las calles de Talavera

Comienzan este sábado las fiestas en honor a San Cristóbal

Como es tradicional desde que se crease la Hermandad de San Cristóbal en Talavera allá por 1962, durante los sábados próximos al 10 de julio (fecha de la celebración litúrgica) se extiende la programación para conmemorar esta fiesta.
56 años ininterrumpidos que esta ocasión volverán a tener como actos principales la procesión y la misa durante la tarde de este sábado. A las 20.15 horas saldrá desde la ermita del San Cristóbal la tradicional procesión en la que segúnJosé Antonio Herranz, presidente de la hermandad, se espera un número de vehículos similar al del pasado año. 
Durante la procesión de 2018, fueron una veintena de camiones y otros tantos coches los que acompañaron al patrón de los conductores por las calles de la ciudad.
Tal y como confirma el propio Herranz, al finalizar la procesión tendrá lugar la celebración de la misa en la ermita del titular de la hermandad. 
Por su parte Herranz, se muestra satisfecho de volver a programar las fiestas en honor al Santo,  por parte de una hermandad en la que lleva más de tres lustros al frente, «es una gran alegría poder seguir celebrando la fiesta», aunque se muestra preocupado por la incertidumbre de su continuidad ya que «los jóvenes de hoy en día tienen otro tipo de creencias y se preocupan tanto del tema religioso».
A pesar de que el número de vehículos participantes se ha visto reducido en los últimos años, Herranz aboga por mantener algo «tan bonito» y que se ha sabido adaptar a los tiempos.
«Antiguamente se celebraba la fiesta el propio día 10, como los socios estábamos en la carretera, eran nuestras mujeres quien acudían a misa»  esta adaptación a los tiempos ha provocado el vehicular la fiesta entre los sábados próximos a la onomástica siendo el primero las ya citadas misa y procesión y al siguiente una cena de confraternización, y posterior baile, donde los asistentes departen vivencias y «hacen piña».
adaptarse a los tiempos. Desde la propia institución reconocen la importancia de adaptarse a las circunstancias sociales que nos rodean en la actualidad.
Al ya citado cambio de fecha y evolución de las celebraciones, mencionan la actual legislación vigente para transportistas como uno de los motivos por los que no acuden tantos camiones a la cita. El hecho de tener que poner en marcha los tacógrafos para poder circular, deteniendo así  los periodos de descanso, provocan que sean muchos los que declinen la opción de procesionar, para comenzar con normalidad sus jornadas laborales el lunes.
De esta forma el número de vehículos en general y camiones en particular se ha visto muy mermado, ya que según datos de la organización se ha pasado de los 300 camiones que participaban en la primera década de este siglo a las cifras de participación actuales.