Dehesa de Valhondillo arranca su temporada

Mario G. Gutiérrez
-

Malpartida de Plasencia será el primer destino de la ganadería en esta temporada.Novilladas picadas, sin picadores, festivales y festejos populares los destinos de la vacada para 2019

Dehesa de Valhondillo arranca su temporada

Escasos 10 kilómetros separan Talavera de la Reina de el Casar de Talavera. Allí, a los pies de la sierra de El Berrocal, en el valle del Tajo, se cobijan entre  encinas, quejigos, rebollos, sabinas, y matorrales como el brezo, cantueso, enebro, gayuba, helecho, jara, majuelo, piorno, retama, romero y tomillo algo menos de un centenar de madres pastan los animales de la ganadería de ‘Dehesa de Valhondillo’.
Tanto es así que desde los corrales de la plaza de tientas, se ve al fondo la inmensidad de la ciudad. Un oasis el de la dehesa de Valhondillo, en el que se ejerce una de las más bellas actividades ganaderas: la cría del toro bravo.
Unas 500 hectáreas que en los primeros años de este siglo, vieron llegar unos lotes de vacas de origen Marqués de Domecq (vía José Luis López Triviño) y de Carlos Núñez, a las que posteriormente se sumaron un nuevo lote de vacas de la ganadería ‘Toros de Táliga’ y Las Ramblas, además de dos sementales de Daniel Ruiz.
Posteriormente se le añadió un lote de animales de procedencia Núñez mediante la compra de 37 añojas de la ganadería de Alcurrucén.
Quedaba por tanto conformada esta ganadería con las líneas de sangre Domecq y Núñez y que se lidiaban bajo esta denominación.
Casi una década más tarde, el interés que despierta en la familia Martín la procedencia Aldeanueva, hace que adquieran la ganadería de ‘Saboya’, cambiando su denominación por ‘Toros de la Cilla’, manteniendo ambas líneas por separado.
Nos desplazamos a este coqueto enclave, donde junto a uno de los vaqueros de este hierro, Jesús Medina, joven pero experto y apasionado de la cría del toro bravo, repasamos los novillos de saca y los cercados donde se encuentran las madres de la ganadería, algunas que, tal y como sus hechuras delatan, dejan clara su procedencia y edad.
Tras la exitosa novillada lidiada el pasado año en «La Caprichosa», comienza esta misma tarde su temporada. Una novillada con picadores en la cacereña localidad de Malpartida de Plasencia, donde los novilleros José David Cadavid, José Ignacio Rodríguez y Alejandro Mora conformarán la terna.
Sus siguientes compromisos no se harán de esperar, pues este lunes y martes (8 y 9 de julio) viajarán a San Esteban del Valle, donde cada día se lidiarán 2 erales de estos hierros, uno para cada uno de los 4 novilleros acartelados.
Después llegará el verano, y en la época estival, con la proliferación de las fiestas en los pueblos cercanos, y por el juego ofrecido por estos animales, serán demandados para ser lidiados.
Con muchos animales con su destino prefijado, aún algunos que aguardan en los cercados conocer destino, comienza la temporada taurina para esta ganadería.