Los contratos a mujeres mayores de 59 años crecen un 25%

C.M
-

El Informe del Mercado de Trabajo en Toledo evidencia un incremento muy rápido del paro en los meses de marzo y abril que no ha llegado a los máximos por el efecto de los ERTE

Los contratos a mujeres mayores de 59 años crecen un 25%

La pasada semana se celebró la Comisión de Empleo y Promoción Económica que, presidida por Francisco Rueda, sirvió para dar cuenta a los grupos políticos de las medidas de reactivación económica y social puestas en marcha por el Gobierno municipal para hacer frente a la crisis derivada de la Covid-19. En la misma, se presentó el primer Informe Económico elaborado por el Observatorio Local de la Crisis y sustentado en la evolución económica de marzo y abril.
El documento, que es una mera recopilación de los datos proporcionados mensualmente por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, realiza una fotografía somera sobre el impacto de la pandemia sobre el empleo que ha afectado a todos los sectores y grupos de edad.
Las conclusiones del citado impacto, pues que las cifras de paro suponen un incremento, en los dos últimos meses, del 16,07%, y que respecto a abril de 2019, la subida es del 20,48%. Como era de esperar, se ha producido un incremento muy rápido del desempleo en marzo y abril. Esto es, 820 respecto a febrero de 2020; 999 respecto a marzo de 2020; y 1.007 respecto a abril de 2019. Lo que retrotrae la situación a los niveles de noviembre de 2017, y a 2012 en lo que a subidas tan pronunciadas se refiere. Cifras que, claro está, se quedan lejos de los máximos probablemente por efecto de los ERTE.
Los datos indican que con una caída de la afiliación a la Seguridad Social, en marzo y abril, de 2.597 personas, el grupo más afectado es el de las personas empleadas del hogar, con un descenso porcentual del 4,93%. Sobre el colectivo de los autónomos, la variación mensual en su reducción es moderada, 2,55%, mientras que en la interanual baja en 144 su número.
En cuanto a los contratos, han caído en todos los grupos, sobre todo en los jóvenes (entre 16 y 19 años), aunque entre los mayores de 59 años el descenso ha sido menos acusado porque es el sector en el que menos contratos se realizan. En este capítulo destaca el aumento de la contratación en las mujeres mayores de 55 años con respecto al año anterior. De hecho, en mayores de 59 años crece un 25%.
Este dato puede explicarse en el actual contexto de crisis porque los centros socio sanitarios han requerido de la incorporación de mujeres con experiencia en el cuidado, sobre todo, de los mayores. No en vano, los menores incrementos de paro se dieron en la asistencia en establecimientos residenciales (-16,7%), siendo los mayores los relativos al servicio de comidas y bebidas.
Por actividades, el mayor descenso ha sido en los servicios de comidas y bebidas, de alojamiento, y de actividades postales y de correos. Lo menores se han registrado en la fabricación de material de transporte, en la confección de prendas de vestir y en la industria química.
Así, la evolución de los contratos indica que en los meses de marzo y abril se firmaron 3.902 contratos menos, casi la mitad (-45,98%) de los tramitados en 2019. En abril, Semana Santa, la caída fue del 68,62%.
Sobre el paro por grupos de edad, crece en todos, sobre todo entre los 25 y 35 años y especialmente en mujeres, y en la franja de los jóvenes de 16 a 19 años el paro se reduce. La explicación puede deberse a que el cierre de las oficinas de empleo haya desanimado a este colectivo a inscribirse como demandantes de empleo. En cuanto al comportamiento del paro por sexos, afecta prácticamente por igual a hombre y mujeres aunque ellas representan el 57,58% del paro total.