'Disagro' llega al Mercado de Abastos para cubrir «carencias» comerciales

e. martín | TOLEDO
-

Los responsables de la nueva adjudicataria, que se reunieron con Page, han ampliado media hora la apertura en horario de tarde. Se plantean también funcionar los domingos

‘Disagro’ llega al Mercado de Abastos para cubrir «carencias» comerciales - Foto: David Pérez

El responsable de la empresa ‘Disagro Distribuciones Ribereñas’, Fernando Rodríguez, se ha reunido con el alcalde de la ciudad, Emiliano García-Page, después de convertirse la firma en la adjudicataria de la explotación del Mercado de Abastos, en la Plaza del Teatro de Rojas, después de la renuncia de ‘Longinos Velasco’.  Fue en la última reunión del mes de febrero de la Junta de Gobierno Local cuando se aprobaba la autorización de la cesión del contrato de remodelación y explotación del mercado de minoristas a esta entidad de la localidad madrileña de Aranjuez, que comercializa sus productos bajo las marcas comerciales de ‘Unide’, ‘Udaco’, ‘Maxcoop’ y ‘Gama’.
 La cooperativa Unide, con más de sesenta años de historia y repartida por 18 provincias de toda España, se encargará en este caso de suministrar mercancía y negociar con proveedores mientras que la responsabilidad de la gestión de este establecimiento corresponderá a ‘Disagro Distribuciones Ribereñas’.
La nueva adjudicataria ya se encuentra operando en el barrio del Casco histórico que recupera, de este modo, un espacio que en 1913 se demolió junto algunas casas a su espalda hacia la calle de la Hermandad. Más tarde se ocuparía toda la manzana con un nuevo mercado de abastos que, desde entonces, lleva dando servicio a los toledanos una vez convertido en unas instalaciones para minoristas.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                       
Y después de un siglo de vida, los nuevos responsables del supermercado se encuentran en este momento comprobando el estado de las instalaciones para plantear los trabajos que sería necesario realizar.
Los clientes podrán comprar en sus 600 metros cuadrados de sala de venta todo tipo de productos relacionados con la alimentación y la droguería. El objetivo es cubrir algunas carencias que se detecten en el Casco histórico y, de este modo, convertirse en un referente, por ejemplo, en alimentos sin gluten para celiacos, sin lactosa o alimentos dietéticos.
La cooperativa, como explica, se traslada allí donde surge una oportunidad. En este caso, ha llegado tras la renuncia de ‘Longinos Velasco’ para seguir explotando el edificio. «Hicimos un estudio de mercado y decidimos ubicarnos en la capital regional». Por tanto, se trata de una subrogación del contrato que en su día se estableció entre el Ayuntamiento de Toledo y ‘Longinos Velasco’. Se trata de una concesión administrativa para 50 años, de los que, hasta este momento, se han consumido 15 ejercicios. «Asumimos todas las obligaciones y derechos de la anterior empresa».
El supermercado tiene, de momento, doce trabajadores directos más dos autónomos, pero, como explica, esperan «poco a poco» ampliar el número de empleados. «De esta forma tenemos la posibilidad de poder comprar todos juntos para acercanos a la posición de facturación que tienen los supermercados que operan solos».
Rodríguez le comentó al alcalde que la empresa llega a Toledo con «toda la ilusión del mundo»  y la intención de mejorar las instalaciones, que tras 15 años, «requieren de una vuelta importante». Y es que, la empresa se muestra «abierta» a dar todos los servicios que permita la legislación desde el punto de vista de horarios de apertura. El mercado seguirá abriendo desde las 9,00  horas hasta las 14,30 horas mientras que por la tarde los clientes podrán comprar desde las 17,00 horas a 20,30 horas, media hora más de lo que venía siendo habitual. También seguirá abierto desde el lunes hasta el sábado y cabe la posibilidad de ampliar también a los domingos, «como hacen en otras tiendas de España».

reformas.  Como explicó también Rodríguez, el supermercado necesita un urgente lavado de cara. Tendrá que pintarse y ponerse a punto para recibir maquinaria nueva. La intención también es reforzar la línea de  frío y cuidar los costes de energía, calefacción y aire acondicionado.