Innovación tecnológica, «clave en el sector agroalimentario»

C.M
-

El consejero de Agricultura se ha comprometido a lanzar una nueva línea de ayudas para inversiones en transformación, comercialización o desarrollo de productos agrícolas y al fomento de la calidad agroalimentaria

Innovación tecnológica, «clave en el sector agroalimentario»

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page mantuvo una reunión, junto al  consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, con las seis empresas más grandes de la región de los sectores cárnico, lácteo y del vino. Tras el encuentro, Francisco Martínez Arroyo dio cuenta de los asuntos tratados insistiendo en el compromiso del Ejecutivo regional con un sector que ha contado con «más de 205 millones de euros que han permitido movilizar más de 1.100 millones de euros de inversión privada».
Bajo esta premisa, y agradeciendo la gratitud del Gobierno regional «por la labor de la industria agroalimentaria y de todo el sector durante estos dos últimos meses inmersos en una crisis sanitaria», el consejero transmitió a los representantes de las empresas citadas el «compromiso de poner en marcha, el próximo año, una nueva línea de ayudas a inversiones en transformación, comercialización o desarrollo de productos agrícolas y al fomento de la calidad agroalimentaria».
Esta línea, denominada como FOCAL, persigue el objetivo de potenciar la innovación tecnológica, una apuesta que «será clave» para que el sector agroalimentario siga conquistando los mercados contando con empresas cada vez más fuertes que defiendan sus productos. Con ello, apreció Martínez Arroyo, «se dará una continuidad» al trabajo desarrollado por el Ejecutivo desde el año 2015. No en vano, son ayudas merecidas por un sector «que se ubica en medio rural, paga sus impuestos en Castilla-La Mancha y que genera empleo», algo por lo que «nos sentimos orgullosos».
No en vano, que, en los últimos cuatro años, y puesto que  las más de 2.400 empresas que forman parte de ese tejido empresarial agroalimentario que es «fundamental” para Castilla-La Mancha», el consejero recordó que el Gobierno regional ha puesto a disposición del sector - a través de tres convocatorias de FOCAL y dos de VINATI - más de 205 millones de euros de ayudas públicas. Cifra que «ha permitido movilizar más de 1,100 millones euros de inversión privada», destacando que ha sido «el mayor esfuerzo inversor de la historia de la región» que ha generado hasta «1.800 empleos gracias a la realización de 860 proyectos».
Durante la reunión, el consejero afirmó que el presidente regional reivindicó el peso de la industria agroalimentaria en Castilla-La Mancha, un sector que «representa ya el 15,9 por ciento del PIB y, además, cerca del 40% de la facturación total de todas las industrias en la comunidad». No obvió apuntar que representa «el 35%de la exportación, con más de 2.600 millones de euros».
 Participaron en la reunión Loriente Piqueras, de Tarancón (Cuenca); Lácteas García Baquero, de Alcázar de San Juan; Schreiber Foods España, de Noblejas; Félix Solis Avantis, de Valdepeñas; Lactalis Forlasa, ubicada en Villarrobledo y Cárnicas Tello, de Totanés. Empresas de tres sectores de los que provienen el 50% de las exportaciones regionales.

 

Un decreto de venta directa y la creación de un observatorio de precios agroalimentarios

Martínez Arroyo avanzó que en la reunion mantenida se abordaron las medidas pensadas por el Ejecutivo regional referidas a las ayudas a los sectores «con mayores dificultades», como son el del ovino y caprino de carne, el lácteo y el vitivinícola. Entre las previsiones analizadas, adelantó que «se está ultimando una ayuda específica de ovino y caprino» para todos los ganaderos de ovino y caprino de la región, que cobran las ayudas de la PAC, de modo que «puedan acceder a las ayudas gracias al compromiso del Gobierno regional».
Se trata, explicó, de un complemento «con al menos la misma cuantía que ponga el Estado, a las ayudas anunciadas por el Ministerio», para así llegar a todos ganaderos y compensar esa disminución de rentabilidad en estos dos meses de pandemia.
En cuando al vino, el consejero recordó que se están trabajando, «junto con el Estado», en un Real Decreto para redefinir el sector «con una apuesta por la calidad, el embotellado y las denominaciones origen». Francisco Martínez Arroyo apuntó, también, dos medidas regionales pensadas para ayudar a este sector.
En este punto, se refirió al «decreto de venta directa», como canal complementario a la distribución actual», y a la creación de «un observatorio de precios agroalimentarios» llamado a ofrecer para «mayor transparencia y garantías».