La segunda sesión se celebra a puerta cerrada por la defensa

J.M.
-
La segunda sesión se celebra a puerta cerrada por la defensa - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

El juicio incluía la declaración de testigos y de guardias civiles. Las partes apoyaron la petición de puerta cerrada de una defensa

Ni familiares ni periodistas. Nadie ajeno al proceso judicial por la muerte de Alberto Cambronera en El Carpio de Tajo en 2017 pudo entrar a la sección primera de la Audiencia Provincial como consecuencia de que el magistrado que preside el jurado ordenó el desarrollo a puerta cerrada. La petición de una de las dos defensas bastó para tomar esta decisión que dejó en la puerta a los interesados. El resto de las partes personadas (el Ministerio fiscal, la acusación particular y la otra defensa) no se opusieron a esta demanda, alegada por cuestiones de seguridad.
El juicio incluía las pruebas testificales del padre de la víctima mortal, Domingo C. N., así como de la pareja sentimental de Alberto Cambronera, identificada como M. L. P. Asimismo, estaban citados seis agentes de la Guardia civil, un testigo protegido y cinco más, entre ellos el director de los servicios de Emergencias y de Protección Civil de la Dirección General de Protección Ciudadana de Castilla-La Mancha.
La tercera y penúltima sesión del juicio contra A. M. M. y E. J. J. será reanudada hoy en la sección primera de la Audiencia Provincial con las pruebas periciales. Los médicos forenses abrirán la tanda de citados, junto con agentes de la Guardia Civil, facultativos del servicio de Química del Instituto Nacional de Toxicología, personal del servicio de Biología y del servicio de Criminalística.
El juicio se celebra con jurado popular, integrado por cinco hombre y cuatro mujeres, que deberán dar un veredicto sobre la acusación de 18 años de cárcel contra Avelino M. M. por un delito de asesinato y de cinco de prisión contra Eduardo J. J. por un delito de lesiones con instrumento peligroso.
Los hechos se remontan al 22 de mayo de 2017 en El Carpio de Tajo. Una pelea en la calle entre los dos acusados y Alberto Cambronera y su padre acabó con la muerte de Alberto por un objeto punzo-contundente en la zona abdominal izquierda que le atravesó la víscera cardiaca. Esta herida provocó la muerte como consecuencia de un taponamiento cardiaco y un ‘shock’ irrreversible.
En la primera sesión, Avelino M. M. se declaró inocente y señaló que sólo se defendió con una garrota del ataque con una varilla metálica de Domingo C. N. Asimismo, aseguró que recibió una puñalada de la víctima mortal. Por su parte, E. J. J. afirmó que no participó de la pelea y que sólo intentó evitar que Alberto alcanzase a Avelino.