Page recuerda que la conexión del hospital es del Estado

F. Rodríguez
-
Page recuerda que la conexión del hospital es del Estado - Foto: Yolanda Lancha

El presidente de la Junta insiste en que ellos tienen «el proyecto preparado» y que su actitud es «voluntariosa», pero la competencia de la nueva carretera es nacional

Las obras del nuevo hospital de Toledo afrontan su recta final. Los operarios se afanan en pulir los últimos detalles para que el Sescam pueda recepcionar en breve el edificio y comenzar su equipamiento de cara a una apertura de puertas fijada, si nada se tuerce, a comienzos del próximo año. Las dos nuevas rotondas de acceso desde Río Guadiana (continuación de Boladiez) y Río Estenilla se terminaron el pasado mes, y únicamente resta poder contar con la conexión con la A-42 (autovía Madrid-Toledo) por la cuesta de Las Nieves, un proyecto adjudicado hace un año a la empresa Inypsa por valor de 125.622 euros al que el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, hizo referencia en la mañana de ayer.
Preguntado al respecto de los nuevos accesos al hospital durante un desayuno informativo organizado por La Tribuna y Naturgy, Page quiso dejar claro que no se trata únicamente de los accesos al futuro hospital, sino la necesidad de un barrio, como el Polígono, que lleva años sufriendo problemas de tráfico en sus entradas y salidas debido al cuello de botella que supone tener una única conexión con Toledo y otra con Ocaña.
«Los problemas de tráfico del Polígono a día de hoy tienen poco que ver con el hospital. En Toledo ya hay un hospital que no tiene accesos específicos y que funciona muy bien», razonó el presidente autonómico, para añadir que, pese a todo, su administración tiene una actitud «voluntariosa» para poder llevar a buen término una conexión cuyo proyecto ha pagado y que ahora debe de ser ejecutado por Moncloa, ya que es el Estado «quien debe abordar la obra», al ser el titular tanto de la A-42 como de la N-400 (carretera de Ocaña).
De esta forma, el máximo responsable de la Junta no desaprovechó tampoco la oportunidad de manifestar en que confía que el nuevo gobierno de Pedro Sánchez retome el proyecto de conectar Toledo con Ocaña por autovía a través de la A-40 y, de paso, «cierre» de una vez por todas la circunvalación de la ciudad de Toledo.