La número uno mundial que no puede registrar sus récords

EFE
-
La número uno mundial que no puede registrar sus récords - Foto: Adrián Ruiz de Hierro

Pese a lograr marcas importantes como sub-18, la joven no tiene clasificaciones oficiales ni puede convocada con la selección hasta que no obtenga el pasaporte español, lo que podría demorarse de dos a cinco años

Tessy Ebosele es, desde el pasado mes de febrero, la número uno en el ránking mundial sub-18 de triple salto, pero no puede registrar sus récords de España porque no tiene la nacionalidad, aunque se encuentra a la espera de obtenerla.

Esta nigeriana, afincada en Álava desde pequeña, comenzó en el mundo del atletismo en el Club La Blanca hace cuatro años, con 13, cuando su madre la obligó a hacer deporte tras tirar la toalla con el ballet, la gimnasia rítmica y la natación.

"Me había rendido porque no se me daba bien ningún deporte", recuerda Ebosele, quien posee una corta pero exitosa carrera.

Solo lleva cuatro años entrenando y cada día mejora, aunque el gran cambio lo dio el año pasado cuando "en dos meses subió su marca un metro y medio", y la puede seguir mejorando, según Jokin Azkoaga, su entrenador, que fue testigo de cómo paso de 11,80 metros a 12,30 y en una semana superó los 13 metros.

"No me lo esperaba", confiesa esta atleta. Pensaba que aquella marca era fruto del viento a favor, hasta que la confirmó posteriormente en la Copa de la Reina de San Sebastián, donde firmó un nuevo récord, 13,29 metros, por encima de los 13,11 de María Vicente, aunque no pudo registrarla como tal por no tener la nacionalidad.

El pasado verano se iniciaron los trámites para conseguir el pasaporte español, pero sigue en la lista de espera, lo que supone un inconveniente a efectos deportivos, aunque desde el Club La Blanca están haciendo los máximos esfuerzos para acelerar el proceso.

Así, Tessy Ebosele no puede registrar récords oficiales, acudir a concentraciones con la selección ni ser convocada con España, con el agravante de que a partir del próximo año será extranjera a todos los efectos, lo que significa que no podrá optar a participar entre las ocho finalistas de cada campeonato ni luchar por las medallas.

La Federación Española de Atletismo ya se ha interesado por su situación, pero desde el club vitoriano recuerdan que estos trámites pueden demorarse de dos a cinco años.

"No nos queremos poner una fecha para no llevarnos malos ratos", apunta Jokin Azkoaga, su entrenador, que nunca ha trabajado con una atleta del nivel de Tessy, a la que le ve grandes cualidades y potencial. "Llegará donde ella y la suerte quieran, pero tiene carácter y ética de trabajo", señala.

 

Ana Peleteiro, su referente

Además de lograr marcas importantes como sub-18, Tessy Ebosele también participó en dos campeonatos absolutos y fue en el segundo, en Antequera, donde logró un tercer puesto en pista cubierta, aunque ella prefiere competir al aire libre.

Su referente es la gallega Ana Peleteiro, actual campeona de Europa en pista cubierta, y aunque va quemando etapas, nunca habla con su entrenador de cuál es su posición en el "ranking".

Jokin Azkoaga dice que es "una ganadora", pero ella matiza que si hace un gran salto de 13,50 metros pero acaba en sexta posición se iría feliz porque ya habría mejorado su propia marca.

Récords al margen, su mejor recuerdo hasta el momento es su segundo campeonato al aire libre en Granollers, porque hizo una gran amistad con otra atleta vitoriana, y es que Tessy Ebosele se queda con los torneos en los que se lo pasa bien, más allá de grandes marcas.

La número uno mundial que no puede registrar sus récords Adrián Ruiz de Hierro
La número uno mundial que no puede registrar sus récords - Foto: Adrián Ruiz de Hierro