Martín carga contra quienes cierran con señuelos digitales

L.G.E.
-
Con un ’sí’ a coro, la Asamblea General aprobó las cuentas de 2018. - Foto: Yolanda Redondo

«¡Hipócritas! ¡mentirosos!», Martín afea a quienes cierran con señuelos digitales y señala que en Eurocaja Rural están «cubriendo huecos» en «territorios abandonados» por otras entidades

Antes de empezar la Asamblea General de Eurocaja Rural, el escenario del auditorio parecía un bosque. Es lo que mostraba la pantalla de grandes dimensiones que ocupaba la mitad del fondo. Y no hay ningún símbolo al azar en este tipo de actos. Al arrancar, una bailarina elevó al cielo un haz de ramas con hojas. Y es que paralelamente de la espiga de Caja Rural de Toledo, acabó creándose un bosque que ahora se llama Eurocaja Rural, que está en diez provincias con 404 árboles, en concepto de sucursales y oficinas.

Siguen expandiéndose un año más, llegando a las 404, que es el doble de las que había a comienzos de la década. En 2018 se estrenaron en Castellón, con dos centros nuevos. En solo un año han pasado de ser la única entidad financiera en 36 municipios a serlo en 45. Y con esta estrategia van a seguir. El director general de Eurocaja Rural la defendió esta tarde con vehemencia. De hecho, cargó contra quienes utilizan «señuelos digitales, ocultando cierre de sucursales y despidos de profesionales. ¡Hipócritas! ¡mentirosos!».

«Tenemos que ir cubriendo los huecos», señaló. Expuso que es marca de la casa ir a prestar «servicios donde otros se han retirado, no menospreciamos a nadie, a ningún pueblo, a ningún cliente». Cuando mencionó su expansión por la Comunidad Valenciana, habló de «territorios abandonados por otros». Reivindicó que también están reforzando su presencia en Castilla-La Mancha, su territorio de origen, aunque mostró su preocupación por la evolución demográfica. Desde 2012 ha bajado un 3,6%, cuando en el conjunto del país ha sido un 0,2%.

Y no solo es que sigan abriendo sucursales, sino que insiste en que su filosofía de atención al cliente se basa en la humanidad. «A nosotros no nos molesta que vengan los clientes a la oficina, no mandamos a los que nos visitan a operar al cajero», aseguró. Incluso ironizó con el tema. «Hablamos de digitalización, robots, bla bla bla, de los grandes monstruos de Internet que todo lo devoran», comentó con cierta sorna.

Pero eso no quita que tengan su apuesta a la par por las nuevas tecnologías. De hecho, anunció una nueva plataforma informática para el soporte de transacciones financieras y contables. Aseguró que con esta nueva iniciativa dispondrán de un abanico de productos y servicios «tremendamente potente y competitivo».