«Este período es para guardar»

L.G.E.
-
«Este período es para guardar»

Eurocaja Rural supera en 146 millones lo obligado en recursos propios. «Es músculo para mantener dinamismo y capacidad de respuesta a situaciones adversas», indica su director general Víctor Manuel Martín en la Asamblea general

Empezó con malas noticias. No piensen lo que no es. Las cuentas de Eurocaja Rural dan un año más un incremento de beneficios y reducen la morosidad. Sin embargo, el director general de la entidad, Víctor Manuel Martín, arrancó su intervención en la Asamblea general con una imagen en blanco y negro y noticias negativas del sistema financiero en general. «Miedo, parece ser que es el grito que se ha instalado en la sociedad, el concepto que justifica todos los desmanes, miedo el que tienen nuestros pueblos cuando ve que se les abandona», expuso.
Era un golpe de efecto, porque rápidamente cambió a imágenes en color con noticias positivas de su entidad. Y es que reivindicó que él se rebela «ante cierto pesimismo y fatalismo que impregna nuestra sociedad». Se rebela con datos que reflejan un crecimiento continuado y un plan de expansión que sigue dando frutos.
Asegura que en Eurocaja Rural se crece «con alma y prudencia», porque no son de «crecer a cualquier precio». Expuso que ha visto que «muchas empresas han sufrido momentos agónicos por crecimientos rápidos y mal estructurados», pues la buena marcha de un negocio «no garantiza que en el futuro se repita un escenario de crisis».
Martín no quería meter miedo, pero no por ello dejó de referirse al fantasma de la desaceleración. En 2018 la economía española creció un 2,6%, que fueron cuatro décimas menos que un año anterior, y calcula que este 2019 se quedará a un 2%. No obvió la inestabilidad del Brexit, ni las dudas que se extienden de China a EEUU. Por eso valora el «paso atrás» de la Reserva Federal norteamericana y del Banco Central Europeo. «Ha resultado obligado y acertado, la política monetaria apoyará la actividad económica, manteniendo tasas de interés bajas el tiempo que sea necesario», explicó.
Ante un panorama económico que ni pinta del todo mal ni del todo bien, la estrategia de Eurocaja Rural no varía. «Este período es para guardar, almacenar, para afrontar con garantía los momentos no tan boyantes o de crisis, incluso a costa de no salir tan guapos en la foto», recalcó, «esto es simple sentido común».
Esa prudencia o sentido común se notan en las cifras grandes del balance. Los beneficios después de impuestos son de 24,4 millones de euros, un 4,86% más que el año pasado. Y eso que Martín señaló que el escenario «se ha ido complicando a lo largo del avance del año».
La ratio de morosidad solo es del 2,59% del total de inversión crediticia (baja respecto a 2017, que estaba en 2,8%). Además la cobertura supera el 100%, llegando al 124,37% (en 2017 estaba en el 109,4%). Martín recalcó que la media del sistema financiero es de 5,82% de morosidad, el doble, y de 59,6% de cobertura, la mitad.
En el apartado de capital, los recursos propios subieron hasta los 441 millones de euros (hace un año eran 429,5). Esto supone una ratio de capital del 17,05%. Martín indicó que en Eurocaja Rural van más allá de los mínimos obligados, en concreto con 146 millones más. «Este dato nos deja con un músculo financiero robusto, más que suficiente para mantener dinamismo y capacidad de respuesta a situaciones adversas», ratificó.

El expresidente de la entidad, Andrés Gómez Mora, con consejeros del Gobierno y la alcaldesa de Toledo. Yolanda Redondo
El expresidente de la entidad, Andrés Gómez Mora, con consejeros del Gobierno y la alcaldesa de Toledo. - Foto: Yolanda Redondo