Adiós a la UCI tras 90 días

M.O.
-

El albacetense Eloy Moreno sobrevive al virus después de tres meses en cuidados críticos, tras haber estado en coma y empieza una nueva fase de la recuperación en la clínica Quirón

Adiós a la UCI tras 90 días

La tragedia del Covid-19 sigue viva. No solo para las más de 500 familias albacetenses que han perdido a un ser querido desde el mes de marzo, también en particular en las vivencias de los profesionales sanitarios que han pasado por un trance sin igual en los hospitales. Por eso noticias como la historia del albacetense Eloy Moreno son tan necesarias de contar, historias que terminan felizmente después de presagiar un final bien distinto. Tras 90 días hospitalizado en la UCI, y con un cuadro médico más que grave en muchos momentos, este funcionario jubilado de la Jefatura Provincial de Tráfico, de 60 años de edad, abandonaba la UCI este viernes. Lo hacía entre los aplausos entusiastas del personal sanitario y algún que otro bravo que reconocía su fortaleza, saludando con la mano mientras decía «adiós» a todos con una sonrisa, un momento que supone un paso de gigante en su evolución, aunque por el momento Eloy está aún bajo los cuidados de los médicos, y empieza a seguir ahora su recuperación en el hospital de Quirón. Tiene por delante mucho tiempo de rehabilitación aún, pero tres meses después puede decir que superar el coronavirus está, al fin, al alcance de la mano. 
«Ha sido durísimo, muy muy duro, pensar que no salía; él entró en coma total, muy grave, son muy pocas las personas que después de tanto tiempo consiguen salir», contaba ayer emocionada a La Tribuna de Albacete Ligia Franco, esposa de Eloy. Ligia relataba cómo su marido fue uno de los contagiados en aquella cena celebrada por personal de la Jefatura donde, según algunos de los asistentes, hubo un verdadero foco de contagio de la pandemia que motivó que las oficinas de Tráfico fueran las primeras en cerrar en la provincia en los días previos al estado de alarma. Eloy Moreno está jubilado desde hace un año, pero estuvo en esa cena antes de que la expansión del Covid-19 fuera innegable, recordaba su esposa, «en esa cena estuvo también una chica, compañera de Eloy, que se contagió del coronavirus y tras muchos días en la UCI murió». Ese mismo final se presagiaba para este paciente, señalaba su mujer, «al final los médicos, las enfermeras y Dios han hecho una gran labor, pero ha sido muy angustioso, para mí, para su hijo, su hermano, sus amistades… Nosotros no pudimos tener contacto con él durante mucho tiempo, dos meses y medio en los que nada más que teníamos las noticias que nos iban  llegando del equipo médico; cuando lo bajaron ya al hospital de día ya pudimos verle». Fueron muchos días «sin noticias buenas, pensabas va a pasar algo, pero al final nos han dado una gran alegría, sale de la UCI, aunque en la clínica Quirón está en cuidados intensivos, pero está bien»