Diputación inyecta otros 20 millones de liquidez

La tribuna
-

Permite garantizar el anticipo del cobro de los impuestos y la demora facilitada en el pago a los ciudadanos. Con esta operación, son 50 los millones que se ponen a disposición de la provincia en lo que va de año

Diputación inyecta otros 20 millones de liquidez

El Gobierno de la Diputación de Toledo ha firmado una nueva operación de tesorería por valor de 20 millones de euros con Eurocaja Rural para, unido a otras fuentes propias, garantizar las medidas económicas de apoyo a los ayuntamientos y a la ciudadanía que puso en marcha para hacer frente al estado de alarma por la crisis sanitaria del Covid-19.
Así, Diputación suma estos 20 millones a los otros 20 de una operación suscrita en enero también con Eurocaja Rural, y otros 10 con Caixabank, destinados a financiar mensualmente las necesidades de liquidez de los ayuntamientos facilitando el anticipo del cobro de sus impuestos municipales.
Estas operaciones, permiten a la Corporación provincial mantener el adelanto de la entrega a los municipios de los anticipos de la recaudación tributaria y el retraso del cobro de tributos municipales a los contribuyentes.
La última operación de tesorería se ha realizado con Eurocaja Rural a través del Organismo Autónomo Provincial de Gestión Tributaria de Toledo (OAPGT) y se ha formalizado por firma telemática en un acto administrativo que ha tenido lugar esta misma semana entre el presidente del OAPGT y vicepresidente portavoz, Santiago García Aranda, y el director general de Eurocaja Rural, Víctor Manuel Martín López.
De este modo, señalan, «se amplía así el esfuerzo de la Diputación de Toledo en su dinámica de anticipar a los ayuntamientos la recaudación de sus impuestos para asegurar su liquidez». Y es que se adelanta esta entrega al día 7 de cada mes, habitualmente se realiza el 25, para hacer frente a los efectos de la pandemia y del estado de alarma decretado por el Gobierno central,  tal y como anunció el Ejecutivo de Álvaro Gutiérrez.
Pero además, otra de las  medidas del Gobierno provincial tiene como destinario directo a la ciudadanía  a quienes facilitan el retraso y por tanto ampliación de los plazos para el cobro de tributos municipales que recauda el Organismo Autónomo.
En concreto, esta medida demora el fin del período voluntario del cobro de los impuestos sobre Vehículos de Tracción Mecánica al 5 de julio (cuando inicialmente es el 5 de mayo). Y también cambia las fechas en lo que al pago del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI)se refiere porque la fecha final del primer pago en periodo voluntario pasa del  5 de julio al 5 de agosto mientras que  el segundo pago se traslada del 5 de octubre al 5 de noviembre.
«Esta nueva operación no contempla tipo de interés alguno, lo que contribuirá a la recuperación económica de nuestros municipios y su lucha contra el Covid-19 sin una carga económica añadida para la Diputación de Toledo», señalan.
Con estas decisiones, continuan las mismas fuentes, el Gobierno de Álvaro Gutiérrez colabora en aliviar las economías familiares de los ciudadanos y ciudadanas y facilita liquidez a los ayuntamientos para el desarrollo de su gestión municipal, seguir actuando para luchar contra el coronavirus y asegurar el bienestar y salud de sus poblaciones.
«Se refuerza de ese modo el esfuerzo realizado por la Diputación para trasladar medidas de índole económico necesarias en este momento de crisis sanitaria, ayudando tanto a los ayuntamientos como al conjunto de los ciudadanos en sus responsabilidades y obligaciones tributarias», concluyen.