10 años de música y de vivencias para crecer

Lola Morán Fdez.
-

La cantante y compositora talaverana María Aguado celebra este mes el décimo aniversario del lanzamiento de su primer disco, 'Tiempo al tiempo', con un cuarto trabajo en marcha

10 años de música y de vivencias para crecer

El próximo 29 de octubre se cumplirán diez años del lanzamiento del primer álbum de María Aguado, tiempo en el que se ha consolidado esta artista talaverana que afronta ya la salida de su cuarto trabajo al mercado discográfico. Como explicó Aguado a La Tribuna, estos diez años han sido «súper positivos» porque las vivencias de todo este tiempo, tanto las buenas como las negativas, la han convertido en lo que es hoy.
Asegura en este sentido que, en esta década que ha pasado desde la salida de ‘Tiempo al tiempo’ ha aprendido «mucho», tanto a nivel personal con el trato con músicos o periodistas que dan «luz o voz» a su música, como también ha tenido la «suerte o desgracia» de recibir aprendizaje «de momentos negativos como disgustos con mánagers.
De todas estas experiencias versa su cuarto disco, en el que se encuentra trabajando desde hace cuatro años y que quiere lanzar ya en 2021. En él precisamente Aguado hace un resumen de estos cuatro últimos años de su vida, incluyendo en este repaso tanto las vivencias positivas como negativas que aporta de un lado el mundo de la música, y, de otro, «las que tiene el día a día de cualquier persona».
Evolución musical. Estos diez años se han traducido además en una evolución «brutal» de la música de María Aguado, quien reconoce que se ha ido forjando a lo largo de esta década. Así, explica que cuando escucha su primer disco encuentra la esencia de las letras que compuso en ese momento, cuando «no sabía que podía llegar» a ser lo que es hoy. «Ver esa evolución también es, para mi, positivo puesto que es madurar, aprender y rectificar a lo mejor los fallos o los errores que has tenido en el pasado», indica.
‘Tiempo al tiempo’ fue el primer single que lanzó Aguado, con el que dio título a su primer disco y es la segunda canción que ha compuesto en su vida, tras otra que también forma parte de su primer disco que lleva por título ‘No te quiero ir’. Aún recuerda cómo compuso ese ‘Tiempo al tiempo’ en casa de sus padres y la conexión a nivel personal que tenía y a día de hoy sigue teniendo con la letra porque «era la primera vez que me iba a desnudar en pensamiento a gente que no conozco».
Los últimos cuatro años los lleva dedicada a su cuarto disco, «encerrada en el estudio, sin ser tan visible a lo mejor de cara al público en conciertos y giras constantes», sino que está entre España y México.
En este cuarto trabajo, Aguado cuenta «lo bueno y lo malo» que ha vivido a nivel profesional y personal en los últimos cuatro años. De este disco, que va a llevar por título ‘1460’ «porque es la suma de los 1.460 días que tienen esos cuatro años», ya se han lanzado cuatro de los diez singles que contiene: ‘Justo a tiempo’, ‘Tu sombra’ (compuesta por Alberto Jiménez, de Miss Caffeina), ‘El mundo no se para’ y ‘Tu dignidad’. Justo este 12 de octubre María Aguado celebró su primer aniversario de boda y, por este motivo, publicó en su cuenta de Instagram un fragmento de otra de las canciones de este disco, ‘Mapa’, con la que cierra el disco y que habla del día más especial de su vida, el de su boda.
«Es un disco que a mi me parece el más completo para quien no conozca quién es o qué es María Aguado, en este disco conoces cada parte de mi, he desnudado cuerpo y alma para que, en cada canción, puedas saber quién es realmente María Aguado y la evolución que ha habido en mi a lo largo de estos diez años», explica.
Para Aguado, entre las mejores experiencias de este tiempo está precisamente «poder seguir estando» en el mundo de la música, encima de un escenario «aunque ahora estemos en una situación crítica» por la pandemia del coronavirus, que no permite «hacer los conciertos como nos gustaría».
Sin embargo, añade, diez años después, sigue «trabajando de la música, viviendo de ella y trabajando para mi y para otros artistas, componiendo para otros artistas».
«Es algo que valoro mucho y no me creo que diez años antes no sabía qué iba a ser de mi y hoy puedo decir que esa niña de 17 años que empezó a grabar ese primer disco, ‘Tiempo al tiempo’, le daba tiempo a su carrera, sigue al pie del cañón y aunque he madurado y he crecido, esa parte de esa María de hace diez años sigue conmigo y espero que no la pierda nunca», apunta.
Sobre todo, quiere seguir «sumando momentos», y destaca que la música le ha proporcionado «seguidores» que desde sus inicios la acompañan y a los que se han ido sumando otros tantos con el paso de los años y las nuevas canciones que ha ido lanzando.
«Por etapas y por facetas he recorrido una aventura u otra y al final todo eso te llena», explica, confirmando que la música le ha dado «muchas cosas bonitas».
Pandemia. Sobre la situación actual, María Aguado sostiene que se la está haciendo «duro» tras cuatro años trabajando en su cuarto disco y un año y medio desde que lanzó el primer single, ‘Justo a tiempo’, tras el que han ido saliendo otros tres por tiempos. Y, tras todo este año y medio preparando este lanzamiento del disco, «de repente lo ves congelado, que se frena», al igual que la gira que llevaba desde octubre del año pasado y que tuvo que cancelarse en marzo.
Sin embargo, a pesar de quedarse muchas fechas pendientes, la talaverana ha tenido la suerte, como ella misma reconoce, de poder ofrecer conciertos, de estar conectada al público a través de las redes sociales e incluso de actuar en Talavera no hace muchas fechas, en el Casino. «He estado justo seis meses sin subirme a un escenario y volver a hacerlo, que fuera en Talavera, en casa, que fuera un concierto gratuito para que todo el mundo pudiese estar, con todas las medidas de seguridad, fue como volver a casa», sostiene. De hecho, asegura que este concierto fue para ella  como su «segunda primera vez» porque suponía «como volver a empezar, porque ha sido muy trágico,  ha sido duro, ha habido momentos de pensar y cuándo vamos a poder retomar».
Al final, añade, «siempre intento ser positiva y hay que esperar a que el momento llegue y podamos volver a subirnos a un escenario porque creo además que el público lo va a necesitar. Creo que el arte es necesario para vivir un poquito más libre y sobre todo para también sentirnos vivos».