Page: «No estamos vacunados ante nuevas crisis»

L.G.E.
-
Foto de Familia de los XV Premios Cecam - Foto: Ví­ctor Ballesteros

El presidente de la Junta avisa de que en España «no estamos vacunados ante nuevas crisis». El presidente de Cecam cuestiona el «café para todos» del salario mínimo y la ministra de Trabajo acepta el debate

Siempre hay alguna anécdota en una una gala de entrega de premios. También en la de la patronal regional Cecam, que año tras año reconoce a un empresario por provincia. La anécdota vino con los dicursos. El premiado de Guadalajara, que prácticamente solo dijo ‘gracias’, avisó de que él no era «hombre de discursos». El de Albacete se llevó con su discurso las hojas del presentador. Y el presidente de Cecam, Ángel Nicolás, agradeció a su secretario general y a la responsable de comunicación que le hubieran escrito uno, pero se lo saltó.

«Lo que suelo decir aquí molesta mucho al que gobierna y le gusta mucho a la oposición», comentó, «esto me pasa siempre». Esta vez sabía que a lo mejor molestaba a la ministra de Trabajo al cuestionar la subida acordada del salario mínimo. «La fómrula del café para todos no está bien», expuso, «no es lo mismo aplicar el salario mínimo interprofesional en el Banco Santander, que en una empresa con tres empleados de Socuéllamos».

La ministra, Magdalena Valerio, confesó que conociendo a Nicolás de su etapa de consejera del Gobierno regional, ya sabía que no «se iba a ir de rositas». Pero aceptó el envite. «Acepto la crítica», expuso, «es fundamental que haya diálogo». Explicó que, por ejemplo, han hablado con los autónomos en qué les puede afectar con el tema de las cotizaciones y recalcó que hay un documento abierto al debate y las aportaciones. «Queremos que se mejoren las condiciones retributivas, pero es fundamental contar con vosotros que creáis riqueza y empleo», apuntó.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, no hizo de convidado de piedra ante la polémica. Respecto al salario mínimo asumió que «hay noticias que todos celebráis a nivel personal, que todo el mudno se alegra, independientemente de las consecuencias». Pero a la vez, remarcó que España «no hemos salido de la crisis y sobre todo no estamos vacunados ante nuevas crisis». De hecho, reconoció que puede haber problemas de incertidumbre, sobre todo política.

Aunque reconoció que de la crisis todavía ni España ni Castilla-La Mancha no se han recuperado, avanzó que no cree que tarde mucho en poder decir que los niveles de desempleo han vuelto a los que había antes de la crisis. Y aprovechando la presencia de Valerio, le transmitió un mensaje optimista para arreglar el problema de las pensiones. «Creo que no va a faltar para eso», señaló.

También el décimo aniversario del comienzo de la crisis le sirvió a la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, a subrayar que los premios empresariales de anoche reconocen «la capacidad de sobreponerse en los momentos malos como hemos vivido en este país». En medio de todas estas alusiones al diálogo social, Antonio Garamendi, presidente de Cepyme, se acordó de quienes muchas veces no salen a la luz en los discursos de los actos puramente empresariales. «Mucha gente habla mal de las centrales sindicales pero son claves para la paz social», apuntó, «cuando se habla de qué multinacional viene o no viene, se fijan en eso».