La legislatura termina sin Plan de Protección del Patrimonio

F. Rodríguez
-

El Plan Territorial de Emergencias Municipal, única norma obligatoria por ley, salió adelante en 2017 pero se dejó encima de la mesa otros tres planes «recomendables por el riesgo específico existente»: Casco Histórico, eventos masivos y Patrimonio

La legislatura termina sin Plan de Protección del Patrimonio

La catástrofe de Notre Dame ha encendido las alarmas. Mientras el mundo entero se lamenta de la pérdida francesa, las ciudades que cuentan con un patrimonio de relevancia remojan sus barbas. Toledo entre ellas.
La capital de Castilla-La Mancha cuenta con uno de los cascos históricos más ricos del mundo, con un total de 109 Bienes de Interés Cultural. La Catedral Primada, junto con el Alcázar, son las joyas de la corona.
 En 2016, el Ayuntamiento de Toledo, cumpliendo lo requerido por la normativa regional, elaboró un Plan Territorial de Emergencia Municipal (Platemun). El documento fue aprobado en Pleno municipal con el respaldo de todos los grupos políticos en septiembre de 2017 con la función de ser «el plan director que rija la planificación de emergencias en la ciudad de Toledo».
El objetivo del Plan Territorial Municipal es hacer frente a las emergencias generales de forma organizada, con los medios y recursos adecuados a cada situación. Su objeto es que cuando se produzca una emergencia de importancia, todo el personal de Seguridad Ciudadana (bomberos, policías y protección civil) sepan lo que tienen que hacer, cómo se coordinan los servicios, y quién y cómo manda en la emergencia.
El Plan detalla además los principales riesgos a los que debe hacer frente una ciudad como Toledo, con sus particularidades geográficas y su riqueza patrimonial. El fuego es, sin duda, la principal amenaza de la ciudad, tal y como se indica en el documento.
Además del Platemun, obligatorio por ley, el equipo de Gobierno municipal, asesorado por los especialistas que elaboraron el Plan, vio necesario realizar « otro tipo de planes, recomendables por el riesgo específico existente». En concreto se citaron tres: un Plan de Emergencia Específico para el Casco Histórico, un Plan de Emergencia Específico para Eventos Masivos (procesiones, espectáculos, romerías, etc.), y por último, un Plan Específico para la Protección del Patrimonio Histórico.
El concejal de Seguridad Ciudadana, Juan José Pérez del Pino, confirma que actualmente solo manejan borradores de esos planes específicos, a la vez que no duda en señalar que ha sido una de sus «prioridades» en esta legislatura, pero que se ha retrasado su aprobación debido a «dificultades de personal» para su elaboración.
«Hemos intentado ir más lejos de lo que nos obliga la ley, y el Plan de Protección del Patrimonio, así como que cada BIC cuente con su propio plan específico, es una prioridad a abordar en la próxima legislatura», confirma el edil responsable, que pese a todo incide en que la ciudad cuenta con medios para afrontar una emergencia, «aunque lo ideal es que no se produzca».
«Tenemos 14 bomberos de turno, que podrían ser 75 si acudiera toda la plantilla, más unos 20 bomberos del Consorcio que hay en la ciudad y la presencia de la UME en la Academia de Infantería», enumera Del Pino sobre los efectivos contra el fuego, a la vez que recuerda que su gobierno ha intentado dotar al servicio de bomberos con tres vehículos nuevos y ha cuidado por mantener en perfecto estado la red exterior de hidrantes básica afrontar un incendio en el Casco.