El remonte tiene 4.000 usuarios a diario y 11.000 los fines de semana

i. g. villota | TOLEDO
-

La Junta y el Ayuntamiento coinciden en que la gestión debe ser municipal pero siguen sin fijar fecha para el traspaso

Las escaleras mecánicas funcionan desde el pasado 10 de septiembre. - Foto: Víctor Ballesteros

Un éxito en cifras. El remonte mecánico de Safont registra unos 4.000 usuarios al día, una media superior a los 160 a la hora, que ascienden hasta los 11.000 durante los fines de semana, por encima de los 450 cada 60 minutos. Son los datos que ofreció ayer la consejera de Fomento de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Marta García De la Calzada, durante una visita a las excavaciones que ejecuta el Consorcio de Toledo en el Cerro del Bú.
La consejera resaltaba con estos datos la utilidad que está teniendo la infraestructura, una obra ejecutada y pagada por el actual Gobierno de Cospedal, «que también mantiene el convenio para la remodelación urbana de Santa María de Benquerencia», dijo.
La consejera compartió visita con el alcalde de la ciudad, Emiliano García-Page. Ambos coincidieron en que la gestión de la infraestructura debe ser municipal pero no concretaron una fecha para firmar el traspaso.
Preguntada por este asunto, la  responsable de Fomento apuntó que el Ejecutivo está buscando el «marco jurídico» para la operación insistiendo en que el remonte «es para los toledanos y lo debe gestionar el Ayuntamiento».
Algo en lo que está de acuerdo el primer edil, quien dijo que estaría «encantado» de firmar mañana mismo el traspaso al considerar «de sentido común» que sea el Consistorio quien se ocupe de mantener la obra.
Sobre los motivos por lo que no se ha producido la recepción municipal, García-Page respondió diciendo que «quiero pensar que son tonterías administrativas porque o hay algo que no quieran que veamos o es de sentido común que nos la entreguen».
El mes de septiembre de 2014 aparecerá marcado en el calendario de los toledanos por la inauguración del remonte. Una infraestructura muy esperada cuyo coste se situó en 1,2 millones de euros y que echó a andar tras 14 meses de obras y años de espera.