Al rescate de los libros olvidados

J. Monroy
-

La Agrupación Local de Protección Civil está a punto de concluir la ardua tarea de recuperar y repartir en sus casas los libros olvidados por los niños del Polígono en sus colegios

Al rescate de los libros olvidados

Cada granito de arena hace en esta lucha contra la pandemia; granitos que, en ocasiones, suponen un gran trabajo, pero que puede ayudar a los niños a terminar mejor el curso desde su confinamiento. Porque después de tres semanas de ardua actuación, la Agrupación Local de Protección Civil de Toledo está a punto de terminar de devolver los libros que los niños se habían dejado olvidados en los colegios del Polígono.
Los voluntarios de Protección Civil comienzan muy temprano esta tarea, para acabarla incluso a las nueve o las diez de la noche, explica muy agradecido con ellos el jefe de la Agrupación, Luis Miguel Álvarez Ferrera. Hay que tener en cuenta que no es su única labor. Durante los lunes y jueves, se reparte comida en los colegios y también se encargan de llevar lotes de alimentos de Mensajeros de la Paz.
Después de más de tres semanas de trabajo, estos días están terminando de repartir los libros recogidos en el Jaime de Foxá (donde el director está tratando de localizar las últimas direcciones) y clasificando y repartiendo también los libros olvidados en el Alberto Sánchez. En este caso han sido trescientos los volúmenes que los pequeños se dejaron olvidados en sus aulas cuando se vieron sorprendidos por la supresión de sus clases. Con ellos, terminarán en unos días el reparto de los cinco colegios del Polígono.
Al rescate de los libros olvidadosAl rescate de los libros olvidadosTrabajo complicado. Todo ello, con un equipo de siete personas, que en realidad trabajan en turnos de dos dotaciones de dos personas. Hacen una labor complicada, que tiene que coordinarse con los propios colegios. Tras la recogida de los libros, hay que planificar las zonas de reparto y acudir a los domicilios. Los voluntarios llaman al timbre y esperan que los familiares recojan los libros de los niños, porque ellos no se meten en ninguna casa. Si no hay nadie, tratan de localizarlos. La respuesta de la inmensa mayoría de las familias, destaca Álvarez Ferrera, es de agradecimiento, por poder recuperar estos libros tan necesarios para los estudios de los niños. Los problemas están cuando ha habido algún cambio de domicilio.
Hasta ahora, explica el jefe de la Agrupación, la labor se ha centrado en los colegios del Polígono, porque es el único barrio desde el que lo han pedido. Pero Protección Civil también acudirá a otros, si es que así lo solicitan.


Más fotos:

Al rescate de los libros olvidados
Al rescate de los libros olvidados
Al rescate de los libros olvidados
Al rescate de los libros olvidados
Al rescate de los libros olvidados
Al rescate de los libros olvidados
Al rescate de los libros olvidados
Al rescate de los libros olvidados
Al rescate de los libros olvidados
Al rescate de los libros olvidados