Enfermero denuncia una guardia sin compañero que fija la ley

Á. de la Paz
-
Enfermero denuncia una guardia sin compañero que fija la ley

Á. S. explica en su perfil de Facebook que atendió solo, entre el viernes y el sábado, en onco-hematalogía «cuando las presencias mínimas son dos»

Un enfermero del Complejo Hospitalario de Toledo denunció el pasado sábado la situación laboral a la que se ven sometidos los profesionales sanitarios que ejercen en los distintos hospitales de la capital regional. Á. S. publicó en su cuenta personal de una conocida red social un duro alegato tras 17 horas ininterrumpidas de servicio. En su misiva, el sanitario llamaba a la responsabilidad del presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, el consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, y la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón.
«Pues aquí terminan 17 horas eternas, siete (en) el turno de tarde de Enfermería del servicio de Onco-Hematología de la planta 5 Sur del Hospital Virgen de la Salud de Toledo (que) estuvo cubierto conmigo como único enfermero, cuando las presencias mínimas son dos», explicó S. en un mensaje que no ha tardado en hacerse viral. «¿Cómo un servicio tan específico como este, en el que existen habitaciones de aislamiento con pacientes inmunodeprimidos y pacientes paliativos en situación de últimas horas de vida, puede quedarse durante un turno completo con la mitad de las presencias mínimas de enfermería establecidas por ley?», se preguntó exigiendo responsabilidades entre los superiores.
S. lamentó el estado del servicio de salud en Toledo. «Esta es la sanidad que tenemos. Una sanidad en la que al final el trabajo lo sacamos adelante como podemos, y casi nunca pasa nada, pero algún día pasará y entonces nos llevaremos las manos a la cabeza», aseguró. El escrito, publicado a las 08.47 horas del sábado, sugiere que el enfermero se incorporó a su puesto de trabajo alrededor del mediodía del Viernes Santo.
El afectado subrayó que su misma situación volvió a repetirse en el turno siguiente. Una única compañera tuvo que cubrir un desempeño para el que se requieren dos personas. «Ojalá esta fuera la última vez que pasara esto, pero me temo que no», lamentó S. en su post.
Apoyo. Las reacciones a su denuncia, se acumularon más de un centenar a lo largo de la tarde del domingo, mostraban el agradecimiento de compañeros y pacientes. Las críticas a una situación que muchos creen que no ha mejorado a lo largo del tiempo ni con los cambios de color político centraron las respuestas recogidas. Las apelaciones más habituales incidían en la petición de una mejor gestión en favor de más calidad para los sufridos usuarios.
«Esto no es cuestión de dinero ni de recortes, esto es desastre, desorganización y falta de responsabilidad del equipo directivo», apuntaba una de las respuestas a la publicación de S. «Veo que sigue igual que hace cuatro años que estuve yo con mi padre (...) me acuerdo de ti y de muchos más y el trabajo que hacéis en esa planta de la quinta es excelente. Yo siempre estaré agradecida», decía otra de las réplicas.